Separados por cobardes…

Separados por cobardes… – El Acorazado


Síguenos en Facebook:


Publicado en febrero 15th, 2016 | by Emily Urrejola

1

Separados por cobardes…


Separados por cobardes…

Nos conocimos un día cualquiera, cuando ambos cargábamos con un maleta de negros recuerdos y miles de trocitos repartidos de lo que se llama corazón. Los momentos se fueron convirtiendo lenta y dulcemente en maravillosos espacios en los que cada uno podía ser tal cual era y sobre todo donde la espontaneidad nos permitía aflorar desconocidos sentimientos por el otro.

Primero fue una leve preocupación sobre los dolores y amarguras con las que cargábamos, pasando por leves sonrisas y miles momentos de felicidad, los cuales hasta esa fecha ninguno de los dos percibía como algo más que una bella amistad…

Al paso de los meses todo cambió, ambos necesitábamos estar con el otro, es que compartíamos tantas cosas que nos complementaban de la forma más perfecta que se pueda imaginar, cada uno sin querer ya formaba parte irreemplazable en la vida del otro.

Así fue, mediante bellos gestos y amables sonrisas que nos fuimos olvidando o más bien dejando a un lado las pesadas mochilas de recuerdos de los antiguos amores, esos que tanto daño nos causaba…

Ambos compartíamos espacios en común, por primera vez en la vida sentí un cariño que se traducía a unos ojitos brillantes que a diario me miraban, invitándome a ser mejor persona y a luchar por mi felicidad, por primera vez en la vida sentía que merecía este amor, que alguien me quería tal cual como era, sin más ni menos, a pesar de todas mis imperfecciones, sobre todo aquellas que físicamente no me presentaban como una mujer hermosa; por primera vez en mi vida sentía que había encontrado el verdadero complemento de mi vida, aquel que había sufrido tanto como yo y con quién podía descansar libremente de todos los fantasmas de un ayer cargado de amarguras y soledades varias… Nunca olvidaré cuando por primera vez en mi vida, él susurró:

 –Vamos, no te quedes aquí, yo te estoy esperando hace mucho tiempo, para poder irme contigo y no dejarte sola–  Puede parecer algo tan absurdo, pero para mí se convertía en la primera bella y genuina demostración de cariño.

c

Quizá me equivoqué, quizá vi cosas donde no las había, sin embargo cada uno de tus gestos los continúo guardando en un gran espacio de mi corazón; es que gracias a ti, descubrí por fin, que merezco ser amada y amar con el alma, sin miedos y en absoluta libertad.

De un momento a otro, nuestros caminos se tuvieron que separar, por diversas circunstancias del destino, nuestro tiempo juntos terminaba y nada podíamos hacer… Desde ese día, nada volvió a ser lo mismo, muy por el contrario cada día más nos fuimos distanciando un centímetro, sin más ni menos nos convertimos en verdaderos extraños, cargando ambos con un sentimiento inconcluso, quizá a la espera de un gesto del otro, que diera a entender que lo que sentíamos era cierto y verdadero…

Yo sé que las cosas cambiaron y que quizás lo único que nos faltó fue un poquito más de tiempo, sin embargo también tengo la dolorosa certeza que ambos nos queremos con el corazón, aquel que tanto tú como yo, pudimos reparar con inolvidables momentos en conjunto.

ba

Me duele saber esto, hasta la fecha no logro entender por qué ambos no tuvimos la capacidad de decir algo, de pedir un poquito más de tiempo, de abrir los ojos y rescatar aquello que irremediablemente se nos escapaba de las manos, me duele el alma pensar hoy en día que nunca en la vida podremos ser aquello que tanto deseábamos, a pesar de querernos tanto… Me duele en el alma ver que te alejas a cada hora un poco más y no tengo el valor de retenerte… Finalmente, hoy comprendo que te perdí para siempre y nunca me atreví a luchar por ti.

En definitiva amor mío, me duele el alma que seamos tanto tú como yo unos cobardes, con una miserable incapacidad de susurrar: “Quédate un ratito más, aún falta mucho amor por compartir”.

Y así pasaron los años, eternamente separados, cargando con el más hermoso de los recuerdos de amor sincero, lo que nos permitió dar gracias a la vida por conocer lo que significa amar y ser amado… Personalmente me hubiera encantado ser más valiente y no permitir que te me fueras. Ambos por siempre compartiremos una amarga soledad…

En dos lados opuestos del mundo, pero en un solo corazón.




Publicado por



One Response to Separados por cobardes…

  1. Corz says:

    El texto es buenísimo, no coincido con algunas cosas y otras más reflejan actitudes que no van conmigo y no me identifico, fuera de eso, está bien redactado, pocos son los escritos que hablan de desamor y que te enganchan sin llegar a caer en un cliché.

Deja un comentario

Subir ↑