Siempre supe que no podría salir ilesa de una relación así. De é..." />Relato de la vez que rompí mi corazón… – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Publicado en septiembre 17th, 2015 | by Judith Amarista

Relato de la vez que rompí mi corazón…

Siempre supe que no podría salir ilesa de una relación así. De ésas donde hoy te quieren y mañana no, donde te buscan hasta por debajo de las piedras, pero cuando tú los necesitas parece que nunca existieron; parece como si se los hubiera tragado la tierra o peor aun, que todo fue imaginación tuya y que sólo pasó en tu mente… Porque aquí, en la realidad no hay nadie con esas características que te enamoraron, que te ilusionaron a tal grado de sentir literalmente que flotabas en una nube.

Siempre supe en el fondo que esto no podía ser tan palpable, pero aun así seguí… Seguí hasta donde mi corazón resistió sin pensar un minuto en lo que mi razón me gritaba… Que si fallaba no saldría bien librada como las veces anteriores, porque esta vez me había enamorado.
Así callando mi razón; ignorando completamente esa voz en mi interior fue como llegué hasta aquí, relatando detalle a detalle de cómo yo sola me rompí el corazón. Sí, yo sola, aquí no hay más culpables más que yo por el simple hecho de que siempre supe que clase de persona era, qué tipo de amor me ofrecía y aun así sabiendo la realidad, me lancé al ruedo.

promesa-1

Dicen que el que no arriesga no gana… Yo con la experiencia que la vida me había brindado, habría podido esquivar este tipo de relación tormentosa pero no, no fue así.
Empecé con temor y no dejándome llevar por sus palabras, su trato perfecto y caballeroso, su voz tan atrayente, por todo él… Pero un buen día me encontré perdida entre tanto halago y sobre todo en esa forma tan perfecta de besarme, que con cada uno de esos besos me fue derritiendo mi ya templado y rígido corazón.
Sus caricias, sus palabras me envolvieron haciéndome dudar de mis convicciones.

Todo era tan real, que por un momento me creí el hecho de que yo podía al fin ser feliz y que me merecía tanto amor, merecía por fin sentir mi corazón libre con una persona que daba todo por mí.
¿Por qué tengo la culpa?,¿por qué yo me rompí el corazón?

Simple… Así como era de intenso su amor, así era su indiferencia. Hoy me amaba con locura, de esa que no te deja ni pensar, pasaban los días y de repente no existía, no era nadie, simplemente quedaba yo… Sola, perdida en un espacio que él dejaba vacío sin su presencia y que no hallaba cómo regresar a mi realidad.
Así pasaron varias veces de amor, locura, desamor e indiferencia. Hasta que por fin la cuerda se rompió y quedé así como ahora:  Sola, haciendo una narración de la vez que rompí mi corazón, al tratar de meterlo a la fuerza donde no había lugar.

Porque de que te quieran a medias, es mejor que no te quieran.


Publicado por



Subir ↑
  • ¡Síguenos en Facebook!

  • Anuncio