Recuerdos son y nada más…

0
18

Estoy inmensamente agradecida con la vida porque tu camino y el mío coincidieron y nos conocimos. Nadie podría imaginar que sería el inicio de una linda historia.

Pero este escrito no es para contar el lado mágico de este capítulo, sino un reconocimiento a mis recuerdos, nuestros recuerdos.

Recuerdos son y nada más…

Aún te veo ahí frente a mí, con tu sonrisa hermosa, tu voz aguardientosa y esa personalidad tan peculiar,  todo tú me enloquecías.

Recuerdo perfecto ese primer beso, estábamos nerviosos pero felices por estar juntos, el amor se sucedía; nuestro amor.

Aun siento tus manos recorriéndome, fuimos uno, uno como no se repetirá, porque quizá seas feliz y te amen mucho, pero nunca, como yo lo habría hecho.

Es tan enriquecedor recordar los días maravillosos que vivimos, días de paseos, compartiendo experiencias, descubriendo gustos y cumpliendo deseos, como sólo los que se aman pueden hacerlo.

shutterstock_282376865

Eramos una linda pareja, la vida se veía en colores pastel y tenía olor a ilusión, todo tenía un dulce sabor a ti y a mí; a los dos.

Es difícil recordarte y no suspirar, imposible no sentir nostalgia de lo compartido, sacar fuerza para soportar tu ausencia… Dejarte ir, soltarte, decirte adiós.

Sé que la vida sigue, los recuerdos quedan y nuevas páginas serán escritas; se acepta la pérdida, se asume la falta, pero siempre será difícil tener que hacerlo sin escribir ya tu nombre en mi libro.

Ahora son solo los recuerdos los que me unirán a ti. Y a donde sea que los recuerdos de los momentos mágicos que pasamos juntos vayan, espero que permanezcan intáctos, nítidos, lúcidos hasta la eternidad.

Finalmente recuerdos son y nada más.

Escrito por: Laura Calderón.