Síguenos en Facebook:


Publicado en marzo 7th, 2016 | by Gladys D.E

0

Recuerda, no olvides…


Acércate, permíteme mirarme en tus ojos por última vez. Abrázame, déjame despedir tus labios, permíteme besarlos, déjame perderme en ellos aunque sea un rato. Si no quieres vete de inmediato, total, de igual modo te vas. Ya nada va a cambiar, ¡márchate ya!, no mires atrás, déjame morir aquí. Vete, pero no olvides que fuiste mío. Recuerda cada momento, cada abrazo, cada caricia, cada beso, cada noche de desvelo que pasaste eufórico poseyendo mi cuerpo.

No olvides cada locura, cada sonrisa, cada Te amo, cada palabra de amor que salió de tu boca, cada gesto de emoción que me robabas gracias a ellas. Recuerda los innumerables detalles con los que me sorprendías, los días en los que al verme sonreías y todo me compartías.

No olvides que nuestros corazones latían con el mismo son, que nuestras almas se conocían, que cuando nuestras miradas se encontraban mágicamente nuestros ojos se iluminaban. Recuerda todo aunque de eso ya no quede nada. Me has dejado de amar, lo tengo que aceptar, no te puedo obligar a que te quieras quedar. No te digo adiós porque permaneces en mi corazón, pero te deseo lo mejor.

Vete, pero recuerda que me amaste un día. Márchate…

Pero por favor no olvides que te amo todavía. 




Publicado por



Deja un comentario

Subir ↑