Sincera y honestamente, desde el día en que nací; no he sid..." /> Quisiera ver a través de los ojos de otro ser – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Publicado en octubre 19th, 2015 | by Edith Neri

Quisiera ver a través de los ojos de otro ser


Sincera y honestamente, desde el día en que nací; no he sido como otros fueron. Así que cuando comencé a tener uso de razón descubrí que nunca, estuviera donde estuviera y fuese quien fuese, encontraría un lugar de pertenencia. No soy ni puedo ser lo que quieren que sea y ese ha sido mi mayor orgullo pero a veces también, mi maldición.

No temo estar sola, aparentemente es el único lugar donde estoy a salvo. Sin embargo, es una lucha contra corriente de la cual no siempre hay recompensa. Tantas veces se siente el dolor, que se aprende a vivir con ello, hasta el punto en que el masoquismo es una opción de vida y entonces, los mil demonios que se esconden en los recovecos del alma, terminan siendo los mejores amigos que se han tenido jamás. Algunas veces quisiera ver a través de los ojos de algún otro ser, ver las maravillas de un despertar sereno después de una noche en calma y sin insomnio. Despertar a media noche sin sentir miedo, sin sentir el peso de miles de errores cometidos. Simplemente sin sentir temor.

verliefd1

Caminar con pies ligeros y con ligereza en el alma. No ser la expectativa de nadie, más bien la realidad de todos. Sin cuestionar nada, sin decir nada, sin objetar nada. Dentro de lo caótico de mi ser vive un humano que nunca se ha jactado de ser buena persona. He admitido errores y aciertos, pero aun con todo ello no parezco causar efectos positivos en casi nadie.

Siempre me he preguntado: ¿Qué es lo que esperan de mí?  Y la única respuesta que hallo es ser un ser inexistente, quizá un robot en cuyo pecho no habite más que la ingeniería humana. Un ser sin corazón y a ratos pretendo serlo, más no puedo ser inmune a los dolores causados, a los sentimientos ajenos, a las exigencias de todos.

El proceso de aceptación me llegó pronto, el proceso de ser aceptada es lo más duro. Y a decir verdad, no pido ser aceptada, no importa ser aceptada, simplemente pretendo ser respetada. Sentir que al menos que quienes me quieren se mueren igual que yo por verme feliz. Muy a pesar del problema que implico en la vida de todos, muy a pesar de ser ridículamente melindrosa y en cierto modo antipática.

elverdaderoamor3

No puedo mentir. No está en mi entendimiento convertirme en una mentira. No puedo alabar lo que para mí no sirve y tampoco admitir que estoy cómoda cuando no lo estoy. No sé decir “te quiero” a lo estúpido y tampoco “te amo” mal prometidos. No sé ver las cosas color de rosa, todo lo veo del color de mi alma y sí, admito mi alma oscura, esa alma oscura que aunque navegue entre demonios. no deja de ser humana, no deja de sentir amor, no deja de sentir dolor.

No, no soy como los demás y no es presunción, es más un conflicto que se apacigua a ratos. Ya no tengo la idea de ser parte de algo, simplemente ser parte de mí. No puedo amar, ni reír, ni actuar, ni pensar ni percibir, ni sentir del mismo modo que los demás. No voy a darle gusto a nadie. No puedo darle a gusto a nadie muy a pesar de mí.

“Y todo lo que he amado, lo he amado… Solo”. -Edgar Allan Poe.


 

 



Publicado por



Subir ↑