Tal vez no es que andemos en rumbos diferentes, sino que and..." /> ¿Qué fue lo que nos pasó? – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Relaciones

Publicado en enero 10th, 2016 | by M. Chantel G.

0

¿Qué fue lo que nos pasó?


Tal vez no es que andemos en rumbos diferentes, sino que andamos de forma y de suerte distinta engrandeciendo cada quien su camino. El dilema no es sólo cuando pierdes un amante o un mejor amigo, el problema radica en la doble perdida… Un amante quien fue además tu mejor amigo. No sé, sí él significa mucho para mí o yo significo tan poco para mí, pero soy de la idea en que uno debe ser fuerte en sus debilidades y que para ser sincera su recuerdo aún me inquieta, aún me hace mucho ruido, aunque de manera distinta… Duele menos.

Frecuentemente me pregunto, ¿qué fue lo que pasó? ¡Si teníamos TODO! Las mejores charlas, las mejores noches, los mejores besos, los mejores abrazos, la mejor química, el mejor sexo, el mejor tiempo… ¿Que pasó? ¿Qué sucedió?

Quisiera que si alguien realmente lo entiende, me explique por favor; yo sigo tratando de entender, de descifrar una respuesta; cómo es posible que dos personas que se quisieron tanto y con tantos recuerdos en común hayan terminado así… Como dos extraños y es que el tiempo pasa tan inesperada e inevitablemente rápido… Ayer éramos amantes y mejores amigos hoy somos unos completos desconocidos y en lo particular, una “Desconocida” que desea que en cualquier lugar donde se encuentre, nuestros recuerdos le atormenten, robándole un lindo suspiro y una gran sonrisa; de esas que son totalmente inconscientes.

Es una constante lucha interior, porque en ocasiones dejo de hacerme esa pregunta y decido olvidar, pensar y analizar y simplemente opto por aceptar, aunque no logre entender, que nuestro final no fue “malo”, ni él fue un amor “malo”, simplemente fue un amor y desenlace distinto a lo que esperaba … Eso no me da el derecho de juzgar. Disfrutamos lo que tuvimos que disfrutar, vivimos lo que teníamos que vivir, sucedió lo que tenía que suceder y duele lo que tiene que doler… Decidí que se quedara como un recuerdo de un amor distinto, pero un amor bonito.distancia

Sé que no se imagina que es él la razón de mis letras, no le busco, pero no le olvido; probablemente algún día le muestre la nostalgia, la pasión y el amor que plasmé en ellas, sólo así tendrá una idea de lo bonito, lo fugaz y la locura que fue amarle.

Sin duda, será un placer coincidir en otro tiempo, otra edad y momento; en un espacio y situación distinta, por lo pronto no deseo luchar contra él, ni el destino, mucho menos contra nuestros sentimientos y pasiones, pues tan libre es él, como yo lo soy. Sólo me queda seguir siendo paciente como hasta hoy, dejaré que el destino y el tiempo sean mis aliados y aunque sea gradualmente, me ayude a superar…

Mientras tanto mi sonrisa será mi fiel acompañante y cómplice para amortiguar este dolor vulnerable.




Publicado por



Deja un comentario

Subir ↑