Prometo que voy a olvidarte…

0

¿Por qué tu ausencia duele tanto? No quiero volver a llamarte. No quiero ser la que te envíe ese mensaje. No quiero descubrir que estoy pensando en ti de repente, cuando no debería hacerlo. Que tienes algo que se me ha quedado grabado en la piel. Y sin embargo, yo ni siquiera he llegado a rozar la tuya.

Intento ser fuerte, sonreír, no demostrarle al mundo que realmente me importabas de verdad. Que alguna que otra vez me sorprendí pensando en un nosotros, en vez de en un tú y yo.

Pero tú, nunca quisiste conocerme. No quisiste llegar a mí. No quisiste dejarte conocer, tampoco. Quisiste que las cosas fueran tan distintas, tan frías, tan distantes, que aún duele. Porque me juraste que eras diferente, y caí en la trampa. Me dejé llevar, incluso cuando mi instinto me decía que no lo hiciera, que me traerías problemas. Y quise confiar, dejarme caer en tu abismo, porque desde fuera parecía maravilloso.

Y ahora, me dejas sola en él.

No te preocupes, saldré por mí misma. Siempre lo hago. Me hubiese gustado que me tendieses la mano, pero ahora sé que jamás lo harás. Que eras diferente, eso era verdad. Simplemente creí que las diferencias te harían mejor persona. Que te has ido, y ni siquiera me has dicho adiós. Que has actuado como un cobarde, de esos que no merecen la pena, pero saben muy bien como permanecer en los pensamientos de alguien.

No dejaré que vuelvas a irrumpir en mi vida de tal forma. No dejaré que me vuelvas a hacer vulnerable. No dejaré que me vuelvas a mentir para después marcharte sin rodeos. Aunque sé que ni siquiera lo intentarás. Porque no necesitas nada de mí.

Porque para ti fui algo que necesitabas conseguir, algo de lo que te aburrirías una vez lo consiguieras.

tumblr_njbh3hkGVt1ta1u5bo1_500

Algún día te ocurrirá a ti. Ojalá que no, pero te ocurrirá. Y pensarás, ¿por qué a mí? Y quizás no te des cuenta de todas las veces que lo habías hecho tú, o quizá sí.

Porque nunca se sabe qué se siente hasta que no estás en ese lugar. Cuando ves cómo todo se derrumba delante de tus ojos, eres totalmente consciente de ello y no puedes hacer nada para evitarlo. Cuando deseas que todo sea un sueño y te despiertes al segundo, pero no lo haces. Cuando te das cuenta de todo el tiempo que has perdido intentando llegarle a alguien a quien jamás le importarías.

Y tras ese momento, sólo queda esperar. Esperar a que cada vez te importe menos. Esperar a que vuelva tu sonrisa, esa de siempre, la que no puedes fingir, la que sale de verdad. Esperar a confiar de nuevo, a encontrar a alguien que de verdad te valga la pena. Porque para estar con alguien a quien no le importes, es mucho mejor estar sola.

Porque tu vida es tuya, jamás lo olvides. No dejes que nadie entre y derribe todo por lo que has luchado tanto. Yo te prometo que voy a olvidarte…

Y voy a perdonarte que no supieras estar a mi lado.