Prefiero no hablarlo

0
125

Necesitamos hablar, necesitamos aclarar todo para entender cómo fue que llegamos hasta aquí, debemos ser realistas y mirarnos de frente una vez más, decirnos todo y concordar en el final, lo sabemos, lo sé, que necesitamos todo esto; pero siendo honesto yo solo te necesito a ti, porque no quiero saber y no me interesa aclarar nada, porque prefiero no hablar y quiero verte una vez más, y lo entiendo, no me imagino como suena todo esto pero tan solo necesito de tu risa y del sonido de tu voz, necesito que hablemos de tu día y de lo que harás al despertar, necesito compartirte mis cosas y necesito de tus besos una vez más. Pero claro, ahora estamos en un mundo de adultos, y como adultos aprendemos a seleccionar casi de inmediato lo que queremos sobre lo que debemos, aunque siempre sea la parte más difícil.

Prefiero que no te enteres, pero me gustaría que sepas que hoy me encuentro de nuevo pensando en ti, que hoy es otra de esas madrugadas donde mirando al cielo imagino como fue que pasó tan deprisa todo, que no me puedo creer el tiempo que llevamos dentro del barco y que me queda claro que hablarlo solo hará todo esto más real, más claro y mucho más preciso, el que ya no estés aquí, el que tan fácil te hayas ido y el que ya no me necesites como yo te necesito a ti, por eso prefiero no hacerlo, por eso prefiero evadirte y no enterarme, si es que continuaste tu vida tan fácil, si le sonríes a otra persona o si como yo piensas en lo nuestro cada madrugada.

Y te pido no me lo cuentes, porque todavía no puedo olvidarte y porque siendo sincero me estoy acostumbrando a tu ausencia, a tu recuerdo, a tus fotografías y a mencionar de ti solo lo bueno, tantas veces pensando, no se si quiero que regreses. 

Y es inmaduro, y es estúpido y muy doloroso, pero no puedo quitarme el «hubiera» de la cabeza, ni el quizás, ni las dudas, la reacción que puedas obtener después de tanto. ¡Maldita sea como te extraño! Lo hago (como apuesto que no imaginas) y no quiero decirlo por todo el miedo que llevo dentro, porque imagino que tu estás igual, y porque inútilmente confío que ignorando todo aún quedará algo de nosotros, que al final alguno cederá y las piezas volverán a su lugar.

Entonces mantengamos las cosas así hasta acostumbrarnos y olvidarnos, mantengamos la distancia y mantengamos la ausencia, por favor no hablemos, hagámonos un favor y dejemos esto en pausa hasta que la cinta caduque…

…porque no quiero despedirme, porque todavía te quiero y porque a pesar de las promesas aquí me encuentro, otra madrugada pensando y escribiendo sobre ti, aunque siendo franco prefiero no hablarlo.