Porque sé que «eres mi persona»

0

Te he tenido tanto tiempo tan cerca… Tan cerca que no lo supe ver, tan cerca que te me escapaste entre los dedos de las manos, tan cerca que pude  que pude amarte, que pude ser quién te hiciese feliz…

Pero no me di cuenta… Y no fue sólo por miedo, fueron las circunstancias las que continuamente se empeñaban en unirnos y separarnos una y otra vez, como si fuese una broma del destino, ¿verdad?  Tan tú… Diferente, y más que diferente, especial. ¿Cómo no lo entendí antes?

Si eras tú quien me hacía sonreír cuando menos lo esperaba y enfadar cuando menos lo necesitaba, ¡pero eras tú! Y mis enfados los convertías en alegrías, porque eres esa persona, esa que tiene la capacidad de convertir todo aquello negativo en positivo, quien no se asombra de mis arranques de locura, quien conoce mi pasado, mi presente y mis anhelos del futuro. Y sigues allí…

Curioso destino, fingiendo ser nada más que amigos y queriéndonos, sufriendo cuando en nuestras vidas aparecían otras personas, teniendo ese miedo constante a perdernos.

Dicen que tenemos capacidad suficiente para elegir lo que deseamos, pero y ¿si esto no lo he elegido yo? ¿Por qué parece que nuestros caminos constantemente se juntan, aún intentándonos evitar? ¿Aun sabiendo que no es lo más conveniente?

De lo único de lo que estoy segura hoy en día, es de este sentimiento y sé que si decido quedarme contigo, tú no te quedarías conmigo.

Así que:

 ¿De qué me sirve saber que eres «Mi persona», esa persona, si no te puedo tener conmigo?