Pasa la hoja, hay vida en otros planetas

1
49

Sé que tu corazón, ya no late como antes, pues está herido y sangrando.  Los recuerdos abren tus heridas, una y otra vez, los recuerdos te inundan los días; paso que das, es como si quisieras revivir ese momento, pero con ausencia de todo. Lo revives pero con otra sintonía, los latidos ya no son los mismos.

¿Qué pasa?, no podemos vivir de los recuerdos, levántate, lava tu cara, renueva tu sonrisa. No siempre es fácil dejar atrás todo aquello que nos hizo felices un día, cada persona que se va, se va, claro, deja un vacío en el pecho, una huella en el corazón, un recuerdo en la cabeza, una sonrisa en nuestro rostro, una enseñanza; pero, no convirtamos esto en un circo lleno de melancolía, más bien demos un paso más, salgamos de ese lugar que tanto dolor nos causa, llora, llora todo lo que puedas, pero suelta esa cadena.
Vuela, vuela alto, lo más que puedas, toca el cielo, y en la bajada ahí estaré. Toca la tierra, siéntela, vívela.

Los recuerdo, las personas, los espacios, los olores, los sonidos, todo, absolutamente todo ha venido acompañando lo que somos, pero eso nunca nos definirá, no lo permitas. Saca el dolor, enceguece tu alma, pero nunca, nunca
te des por vencida.

Transformemos el pasado en nuestra arma de guerra, contra cada bala, una sonrisa, contra cada mentira, una enseñanza, contra cada decepción, un paso adelante, contra cada miedo, un riesgo, contra cada «No», una motivación, contra cada adiós, una esperanza, y contra cada caída un día nuevo.

¡Pasa la hoja, que existen más planetas en donde vivir!