Para quien no luchó por lo nuestro…

0

Eran ya tantas cosas por parte ambos…

Reclamos, quejas y un sin fin de expectativas que sólo se quedaban en eso. Seré honesta como parte de aceptar mi culpa en esto, te reclamaba absolutamente todo: si no tenías tiempo para mí ,que si ya me habías quitado de tu fondo de pantalla, si ya no me hablabas lindo , que si nunca me incluías en tu vida… Hablando de que nunca me invitabas a eventos con tus amigos o familia.

Cuando tú intentabas mejorarlo, me decías un sinfín de palabras que no me dejaban duda que lo harías… Sin embargo no lo hiciste.

Eso era nuestra relación, yo te reclamaba, tú intentabas cambiarlo por uno o dos días y volvías a lo mismo de siempre. No te mentiré estaba cansada de no ver cambio alguno, tanto que decidí pedirte tiempo. Cuando te lo dije, me desmotivó tu respuesta: que tu también querías tiempo.

B ir

Ambos teníamos problemas, en mi casa a ti no te aceptaban, por el montón de cosas malas que me habías hecho en el pasado y en tu casa no me aceptaban porque querían un buen trato de mi familia a ti.  Alguna vez nuestros problemas fueron más fuertes, cuando me prohibieron estar a tu lado, juro que luche al grado que pudimos seguir juntos … Hasta ahora.

Ahora tú me dices que quieres pensar las cosas, que quieres estar en calma un tiempo, que quieres que las cosas estén bien con nuestras familias y que es necesario para estar bien, que no me estas diciendo adiós, sólo un hasta luego, me dices que me amas. Pero cariño, ambos sabemos que ya no me amas.

Traté de  buscarte e insistir que no me dejaras atrás, que te necesitaba y que lo único que quería era sentirme entre tus brazos, cuando hay problemas, la persona que amas se vuelve la luz que te motiva a seguir adelante, a pesar de todo.

Pero no fue mi caso, ni el tuyo. Después de insistir, pensé que me dirías que tenía razón, que ambos podíamos con esto como cuando yo también quería dejar las cosas… Hace algún tiempo, me mencionaste que éramos los dos contra el mundo.

¿Dónde está ese: »Los dos contra el mundo»?

Ahora eres tú en tu mundo, con tus problemas y yo en el mío con los míos.

Te amo, aunque ya no estés para mí, aunque hayas decidido irte por tu rumbo sin pensar en mí. Finalmente me daré cuenta lo que todos me dicen, que tú no quisiste sacrificar cosas como alguna vez lo hice yo por ti, pero me quedo con la satisfacción de que en su momento, yo luché por lo nuestro y me llevo todos esos maravillosos recuerdos que salieron de ahí.

Te olvidaré aunque sigas aquí como un fantasma, aunque sienta un enorme vacío porque me dejaste aquí sin importar mis sentimientos, pero está bien, porque me di cuenta de que siempre estuviste antes tú, que nosotros.

phu-nu-than-nong-quyen-luc-nhung-u-me

Sigo sin saber qué hacer… Si rendirme como tú lo estas haciendo o esperarte. Es más probable que me rinda, te lo dije siempre: tú me motivabas a seguir adelante, pero ahora que tomaste otro camino, supongo estoy sola en esto. Me dejarás aquí esperando por ti, esperando a que cambies de decisión, sin embargo, sé que no lo harás; solamente me queda desearte ser feliz, porque uno de los dos debe serlo y sé que no seré yo.