Para mí, siempre estás tú…

0

No puedo escapar de ti, siempre estás en mi mente, en todo lo que hago y en todo lo que quiero; cuando empiezo a hacer cosas nuevas siempre pienso en hacerlas contigo, desafortunadamente para mí… Siempre estas tú.

Hoy pude darme cuenta que no te he superado, esa es la verdad, puedo salir con muchas personas, conocer gente nueva, distraerme, salir y divertirme como cualquier otra persona; pero al final del día siempre estás tú.

Por alguna razón, siempre que me enojo conmigo (por no poder estar contigo) termino diciéndome que ya es suficiente, que no estás y que quizá no estarás; es cuando decido salir y conocer a alguien más, darme la oportunidad que por tanto tiempo me he negado, pero justo en ese pequeño momento de valor, me arrepiento pensando que en cualquier momento regresarás y lo que menos quisiera es que vieras tu lugar ocupado; pero mi amor, ¿cuánto tiempo más tendré que esperar hasta que te des cuenta de que este es tu lugar?

Me pediste tiempo, pero ¿para qué?, ¿para conocer a alguien más?
Recuerdo que tus últimas palabras fueron: «Si de verdad estamos destinados a estar juntos, lo estaremos y tú eres una niña para algo más serio, yo en este momento necesito divertirme».
¿Qué estabas pensando?, ¿cómo fue que te atreviste a decirme tal cosa, acaso no sabes lo que eso me dolió?

Y ahora más que nunca sé que tengo que ver por mí y por lo que merezco, no puedo esperar más, lo siento.
Tengo que sacarte completamente de mi vida, para empezar algo nuevo.

Hoy, hoy te digo adiós, no seré cursi ni patética, simplemente adiós; no espero que regreses, simplemente si llegamos al mismo punto de nuevo, sabremos qué hacer, mientras tanto…

¡Juguemos con lo equivocado!