Existen personas más egoístas que otras, hay egoístas que..." /> Lo que no mereces… – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Publicado en marzo 3rd, 2016 | by Vero Vilches

0

Lo que no mereces…


Existen personas más egoístas que otras, hay egoístas que simplemente lo quieren todo, sólo miran por ellas y por los beneficios que les causan esas interacciones, sin pensar en los daños colaterales. No piensan en cómo les puede afectar a la otra persona, en cómo les puede marcar, que repercusiones negativas pueden causarle sus palabras, sus hechos.

Él sólo piensa en su bienestar, en que esa situación le es cómoda porque puede tenerlo todo. Puede tenerla cuando quiera y cómo quiera, sin un compromiso, sin ataduras para no sentirse culpable. Le encanta que bailen su son, llevar las riendas de esta relación, una relación que no piensa en ponerle un nombre, que sólo vive el momento sin pensar en las consecuencias que puede conllevarle a ella.

Si los dos jugaran con las mismas reglas, si los dos tuvieran el mismo poder, si supieran jugar al mismo juego sería una relación perfecta. Pero el problema viene cuando uno siente mucho más que el otro, cuando tienen diferentes expectativas de esta relación. Ante esto tendrían que saber parar porque alguien va a sufrir y va salir dañado. Posiblemente ella sea incapaz de parar porque está acostumbrada a esta relación, que no es lo que desea pero es la única forma de tenerlo, se agarraría a un clavo ardiendo por el simple hecho de tenerle a medias. Medias tintas que a él le son suficientes, y a ella le encantaría que también pero no es así.

No es así porque su condición es otra, ella realmente quiere una estabilidad, lo quiere en su totalidad. Cuando le ve se siente bien, pero cuando se marcha se siente inútil por estar viviendo algo que en realidad le duele, le duele no sentirse totalmente amada, le duele porque sabe que está jugando con ella y ella lo está aceptando, lo acepta por miedo a perderlo.

Lleva el discurso preparado desde casa, le gustaría decir “hasta aquí he llegado,  ya no me arrastro más, me quiero más a mi que lo que te deseo a ti”, pero cuando lo tiene enfrente se queda muda, y pasa un día más, un día más malgastado con la persona equivocada, un día más sin disfrutar como te gustaría, porque no lo sabes saborear. Él es consciente de que le ama y sabe que tiene demasiada ventaja, eso le hace sentirse bien, se lucra del sentimiento de ella y con cuantas más estará jugando.

tumblr_m1p861sms41qlluv1o1_500_large

Hay a veces que por ser impulsivo puedes hacer daño, hay momentos en los que tienes que decidir por la otra persona porque sabes el poder que ejerces sobre ella. Tienes que ser sincero con lo que sientes,  y comprender que por una noche puedes romperla en mil pedazos. Que tu impulso, puede ser el mayor deseo y un momento especial para ella. No tienes derecho a jugar con los sentimientos de nadie, por un segundo imagínate que te lo hacen a ti, mírala y siente como si fueras la otra persona; cómo te ha dicho que se siente cuando la miras, cuando la tocas…

Piensa si te gustaría ser ella en este momento, sabiendo lo que sientes tú, sabiendo que, en realidad, la estás engañando. Y sí, posiblemente, le eres sincero, pero sabes que te quiere tanto que es incapaz de decirte que no, eres su debilidad, así que no te engañes y mira tu reflejo en el espejo y di: “Sí estoy siendo cruel” y “no me gustaría estar en su posición”. La tuya es demasiado fácil, es demasiado cómoda…

No la disfrutes, no te la mereces.




Publicado por



Deja un comentario

Subir ↑