Si quieres una vida monótona, estable y aburrida, no te enamores nun..." /> No te enamores de una loca – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Relaciones

Publicado en octubre 26th, 2016 | by hopefull

0

No te enamores de una loca

Si quieres una vida monótona, estable y aburrida, no te enamores nunca de una loca. Si estás pensando en una relación común, ella no es para ti. Porque sólo sabe amar hasta la locura y sabe de sobra que es la única forma posible de amar.

No existe nada parecido a lo que una loca puede darte, pero sí mucho de lo que podría y no quiere ofrecerte. No la busques si no eres consecuente, a veces puede fallarte, una vez, dos quizás. Si sólo buscas tranquilidad y saber estar, no te equivoques, ella no es nada formal. Nunca estará contenta, la esperarás por minutos, horas y a veces tendrás que dejarla sola.  Si la buscas, es probable que la encuentres, pero si dejas de interesarte, pronto desaparecerá. Es así y nada ni nadie la cambiará. Un espíritu libre que no teme a la soledad. Se dejará llevar por los deseos y los sueños, pensará con el corazón, dirá aquello que se sienta y hará todo aquello que le consientas. No existe un mundo perfecto, pero existe ella y si lo que buscas es perfección, no la mires al pasar, no es para ti.

Si no quieres acabar empapado por la lluvia mientras la abrazas, bailando en mitad de la carretera a las dos de la mañana, bañándote desnudo bajo la luna o pasar noches y noches de locura, esa loca no es para ti. Si no te gustan las agendas repletas de planes, el pelo alborotado por las mañanas, el no tener nunca tiempo, los cambios de decisiones y los ataques de pánico de última hora. Frases ridículas, estanterías llenas de libros, dibujos improvisados, desorden mental y amor, mucho amor. Emociones únicas, diferentes y anormales. Todo eso y mucho más, es lo que una loca puede darte.

Te embaucará con su mirada y te manipulará con sus palabras, confundirá tus sentidos con sólo darte un beso. Si no quieres enamorarte de una loca, escapa de su sonrisa cuando aún estés a tiempo. Porque si lo que quieres es un camino sin piedras, un mar sin sal o un desierto sin arena, ella ahí no estará.

No te enamores de una mujer difícil, que siente, vive al límite y no para de hablar. Si quieres llevar la razón siempre, ver una película sin comentarios, disfrutar del silencio o de la regularidad de un fin de semana normal. Si no quieres oírla cantar a pleno pulmón, que se ría hasta que no pueda más, que no se reprima y que todo fluya. Que no le tenga miedo a nada y a la vez le tenga miedo a todo, que no invente excusas tontas y mentiras insostenibles. Si no quieres pasar noches en vela, ser paciente ni soportarla, correr tras ella, discutir hasta quedarte sin palabras o sentir la necesidad de no dejarla ir, no es para ti.

Si no quieres un amor diferente, no te enredes en su pelo, no acaricies su piel ni huelas su perfume. Si no quieres experimentar una sensación de desahogo y frenesí, no te enamores de una loca. Porque si lo haces, ya no podrás vivir sin ella, sin sus travesuras, sus gritos y sus anécdotas y si decides no hacerlo, te perderás las peores peleas y las mejores reconciliaciones, las caricias interminables y los abrazos más sentidos. Los “lo siento”, los “sabes que te quiero” y el “no quiero perderte”.

Si no te enamoras de una loca no sufrirás, no dejará cicatrices en tu piel, pero tampoco huellas en tu corazón. No aprenderás lecciones, no caerás, no tendrás que levantarte una vez más.  Si no te enamoras de ella, no la valorarás, jamás experimentarás esas sensaciones ni recordarás la felicidad de los momentos de calma, tras la tempestad.

Si no te enamoras de una loca no sabrás lo que es el amor, ni siquiera habrás aprendido a amar.


Compartir...
Share on Facebook1.7kShare on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

Publicado por

Una loca historiadora del arte que no puede parar de escribir.



Deja un comentario

Subir ↑