No, la vida no es injusta, nosotros fuimos los injustos al no amarnos… – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Publicado en agosto 19th, 2015 | by Claudia Anahí

No, la vida no es injusta, nosotros fuimos los injustos al no amarnos…

Nos hicimos tan felices durante tanto tiempo y ahora que estamos tan lejos nos arrepentimos de no habernos mirado a los ojos y de decirnos todo lo que sentíamos. Hemos culpado al tiempo de esta lejanía cada vez mas abismal entre nosotros, cuando la verdad tuvimos en nuestras manos la felicidad y la dejamos caer al suelo como si nos quemara las manos.

3204

No culpes al viento amor, no lo culpes, no culpes a los seres que llegaron después de nosotros, cúlpate a ti y cúlpame a mí por ser tan inmaduros y no amarnos con debíamos. Yo no me fui, jamás lo hice. Sigo aquí en el mismo lugar donde un día te amé con mi cuerpo, con mi sangre, con mi alma y las fuerzas de mi vientre, en el mismo lugar donde solías erizar mi piel.

Yo no huí, jamás abandoné tu lado, sigo aquí, sigo con mis sueños llenos de ilusiones, con el corazón acalambrado de tanto sentir. Sigo tan impregnada de ti, tan insoportablemente enamorada del ayer. Mi corazón sigue enamorado de tus sonrisas del pasado, de tus innumerables desencantos, sigue enamorado incluso de hasta lo que me hacía llorar. A pesar de que sigue latiendo débilmente, ya te perdonó y ya te dejó ir.

3205

Ya no existe nada mas aquí para ti, porque todo lo que tuve te lo di. Te lo entregué en esas miradas que esquivaste, en los besos que no me diste, en las caricias a las que renunciaste. Ahora sólo quedan pedazos y pequeños versos del ayer, ahora sólo quedan los recuerdos que me hacen más fuerte cada vez, quedan los momentos que aunque no quiera los recordaré toda la vida. Pero no voy a volver, nunca volveré porque yo no me fui, yo sigo aquí y no es mi culpa que tu ya no estés aquí.

3206

Si tiemblo no es de miedo, si tiemblo es de frío, del insoportable frío que se siente cuando no amas como amaste, de ese frío que te hace llorar, de ese frío que se siente cuando tu corazón esta cansado, de ese frío que sólo se quita con el calor de alguien más, y aunque he intentado con otros labios curar mis labios de tus besos, no lo logré. He intentado con otros cuerpos llenar el espacio del tuyo en mi cama, es imposible. Y aunque esta vida se termine y tú no estés en mis últimos días, sé que valdrá la pena tenerte en mis recuerdos, porque de algún modo me hiciste fuerte.


Artículo por Mónica García


Publicado por



Subir ↑
  • ¡Síguenos en Facebook!

  • Anuncio