No es amor, es melancolía

0
43

Ayer recordé el pasado, de cómo jugaban sus manos con las mías, de las palabras eternas las que al final ya eran frías.

Fue un golpe de realidad que me congeló el cuerpo mientras iba recordando que para saber tu dirección, de vez en cuando debes voltear hacia atrás; fue cuando decidí hacerlo y me percaté que sigue ahí, aunque desee lo contrario, siempre será el acompañamiento de mi historia, de igual forma él caminará con mi rostro grabado en la piel.

La vida nos cambió, podría decir que la sorpresa más grande fue para mí, ya que soy ese tipo de personas que jamás prometería algo que no pudiera cumplir, soy frágil pero no cobarde; él logró destapar toda mi vulnerabilidad en un santiamén.

Hoy, mientras miro su rostro entre la neblina, quema el pecho y escucho el crujir al corazón, sin embargo, ya no hiere, se quedó sólo en pensamientos y después se escapó de mi cuerpo en cuanto me distraje con una mirada hermosa, se quedó sólo  el rastro en mi memoria.

Women looking out window

Este día estoy consciente de que borrarte es casi imposible, que el pasado forma a las personas, las hace mejores. Las dudas arman el rompecabezas del duelo al que tanto evitamos entrar. Hoy me di cuenta que ese cosquilleo en mi estómago por fin se terminó, que las mariposas ahora vuelan a mi alrededor, recordándome lo fácil que es escapar ante la inconsciencia de este aprendizaje tan cruel.

Pienso en ti, pero ya no todas las noches; a veces atraviesas con recordatorios en altavoz para ya no confiar ciegamente. Pienso en ti de mala forma también, deseándote aprendas de la peor manera, pronto se detiene, pronto me permito purificarme .

Recordar no siempre es vivir, también significa morir; regresar del abismo para lanzarte nuevamente, como si fuéramos adictos al dolor, las heridas sanan con el tiempo, con la paz interior. El corazón se reconstruye con alegrías y cálidas risas.

Mi aflicción finalizó, creo que al fin reencontré mi camino.