Síguenos en Facebook:


Publicado en mayo 2nd, 2016 | by MS

0

No eres para mi.

Me gusta escucharte hablar de la vida, de tus pasiones, me gusta el coraje que tienes para hablar sin remordimientos, sin tapujos, sin engaños. Me gusta tu manera honesta de tratar a las personas, sin hipocrecías, sin caras falsas, honesto y directo y yo valoro eso. Me gusta cuando ríes, cuando cantas, cuando lloras. Me gustan tus bromas, tus malos chistes y hasta cuando te enojas porque eres tú, eres auténtico. Me gusta que defiendas tus ideas, tus principios, tus creencias y también los demonios que te rodean. Incluso me gusta tu manera tan peculiar de demostrar lo que sientes, simpelemente eres diferente y eso poca gente lo entiende. 

Nunca había conocido a alguien como tu, lleno de virtudes, lleno de defectos y también lleno de misterios.
No eres para mi, aunque me gustaría que lo fueras. Tus ojos no se conectan con los míos, aunque me gustaría que lo hicieran. Tus manos tocan mi cuerpo pero no hay un sentimiento. Despiertas a mi lado cada mañana y no me buscas con la mirada.

Nuestros caminos se cruzaron y hemos estado compartiendolos juntos desde entonces, caminas conmigo por las calles, duermes a mi lado por las noches, reímos de todo, peleamos por todo, jugamos con todo. Has estado en mis noches de insomnio, de soledad y tristeza, en mis días de angustia, miedo y preocupación, has estado ahí para tomar de mi mano cuando no puedo sostenerme por mi misma, cuando el temor a todo se apodera de mi, ahí siempre te encuentro.

Eres de esas personas que en éste mundo no hay, son pocas o simplemente no existen. Pero no eres para mi y aunque me gustaría que lo fueras, no somos el uno para el otro.

No eres para mi porque el amar y el querer son cosas diferentes y cuando dos no comparten el mismo sentimiento, es todo, no se puede. Y no sé en que momento dentro de toda ésta locura que hemos compartido, me he enamorado sin sentido y digo sin sentido, porque tu no sientes lo mismo.

Ha llegado la hora de aceptar que no eres para mi, que nunca lo has sido y quizá nunca lo serás. Que siempre has estado ahí y siempre lo estarás, sé que te importo, que me quieres pero eso es todo. Tu mismo me lo has dicho constantemente y en repetidas ocasiones, siempre pienso con el corazon y no con la cabeza y una vez mas, mi corazón ávido de por fin poder tener algo bonito, perfecto y duradero, ha jugado conmigo y corrió desbocado alimentando una esperanza de algo incierto, echó las cartas sobre la mesa esperando ganar y no ganó, perdimos.

Eres la persona pefecta que no me complementa. No eres para mi, aunque me gustaría que lo fueras…

Compartir...
Share on Facebook11Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

Publicado por

Sólo dos corazones verdaderamente dañados pueden encontrarse y reconocerse entre un millón de almas.... y coincidir. -MS



Deja un comentario

Subir ↑