No diré que no puedo vivir sin ti, porque sí puedo… ¡Pero no quiero!

0

Qué difícil se torna la vida cuando existen dos personas con potencial para ser una pareja ideal y entonces algo sucede y se alejan de ese propósito.

¿Sabes? Soy un ser humano, me equivoco, a veces también puedo cometer estupideces y jugar mal. Lo sé,  no es excusa y por eso estoy aquí hoy, tomando todas mis cartas y apostándolo todo por ti, por recuperarte.

¿Te preguntas qué hago aquí? ¿Si me he vuelto loca? ¿Si soy cínica?

No lo sé,  de lo que sí estoy segura es de que estoy arrepentida, convencida de que me equivoqué; soy culpable de tus heridas,  tomé decisiones erróneas, fui desleal y te lastimé. ¡Perdóname!

Estoy aquí por ti, porque eres alguien importante en mi vida, mi cariño está intacto, deseo en el alma permanecer a tu lado por el resto de mi vida; déjame amarte, demostrarte con hechos mis palabras.

Puedes ahora echarme de tu vida si así lo quieres, entiendo que pude haber vuelto demasiado tarde, pero veo en tus ojos que no es así,  no me engañas, nos conocemos bien… ¿Debo acaso interpretar tu silencio? … Está bien, yo no vine a decirte que no puedo vivir sin ti, porque sí puedo, ¡pero no quiero!

shutterstock_374145619

Permíteme tomar esa segunda oportunidad a la que todos tenemos derecho, resarcir los males, permíteme volver a ti, tocarte y sentirte de nuevo,  permíteme reconquistarte,  recordarte por qué un nosotros vale la pena.

Estoy aquí, atreviendóme a tomar mi última oportunidad,  jugándome el todo por el todo; te amo, te quiero conmigo, quiero tener una familia contigo, quiero tenerte cada día de mi vida a mi lado… Por favor, quiero que quieras lo mismo, conmigo.

Comprende, yo no vine a decirte que no puedo vivir sin ti, porque sí, sí puedo… Pero no quiero.

 

Por: Laura Calderón