No debiste volver, si ibas a marcharte de nuevo…

0

Ya conozco esta rutina. Ya sé que al principio todo parecerá ir muy bien para después toparnos en la esquina con los mismos problemas de ayer. Ya sé que evitarás hablar demasiado conmigo para no escuchar de nuevo mis molestos reproches. Ya sé que eso se me  irá acumulando en el pecho hasta no querer saber nada de ti, pero al mismo tiempo desear tenerte cerca.

Aún no sucede y ya siento esa nostalgia en la garganta, de tenerte tan lejos y querer hacer de todo para mantener esto vivo, pero también odiarte y querer mandar todo al carajo.

Gasté tantas lágrimas y noches enteras llenas de pensamientos destructivos, gasté tanta energía en convencerme de que lo mejor era simplemente dejarte ir… y en cambio a ti te costó bastante poco a diferencia de mí, el hecho de hacerme volver.

¿Cuántas veces he de jurarme que ésta será la última vez? Que ya no habrá más oportunidades, que si acaso queda una ceniza de lo que éramos, la soplaré lejos para que jamás vuelva.

9

¿Cuántas veces más me estaré preguntando si a ti no te duele pensar en despedirte nuevamente de mí? Si ya pasamos por eso de querer tenernos bastante lejos pero caer en recuerdos donde todo era feliz y querer volver.

No quiero batallar con todo eso de nuevo, con tener que soportar el saberte distante y libre de mí en tus pensamientos. No quiero volver a despedirme porque sé cuánto duele,  cuánto corta mi entusiasmo, cuánto afecta el querer comenzar el día con pensamientos buenos.

¿Y si quizá la última vez ya lo estaba logrando? no dejar de amarte pero si aceptar que ya no habría un futuro para los dos tomados de la mano. Si bien seguía llorando por las noches, ya no era por culparme de todo, ya era aceptando el final.

10

¿Para qué volviste, si nuevamente ibas a olvidar tus promesas? si tu actitud seguiría siendo la misma y pedirías perdón a cada momento en lugar de evitar cometer errores. ¿Para qué vuelves cada vez que puedes, diciendo que me necesitas, pero creyendo que en algún momento ya no me dolerá lo que haces?

Si te vas marchar otra vez, vete bien. Guarda mis recuerdos en tu maleta y llévalos lejos contigo. Si no te importa dejarme de nuevo con esta lucha interna para olvidarte, lárgate y ya no regreses.

Y que no te sorprenda, mi amor, que el día en que otra vez quieras volver yo ya no esté. Que no te sorprenda si quizá dentro de poco o mucho tiempo, esté tan lejos de ti que ni siquiera te podré escuchar.

Desgraciadamente cuando estamos enamorados somos tan idiotas que sufrimos por placer, pero tarde o temprano se abren los ojos… y se sabe que lo mejor es alejarse y dejar vacío aquél sitio, donde la otra persona cree que siempre estarás.

Yo ya no estaré.

 

Escrito por: Mayeli Tellez