Mujeres como yo, no deben estar con hombres como tú

1

He tomado la decisión de dejarte, aunque en realidad tú fuiste quien se fue primero y yo de idiota me aferré con la esperanza de que regresarías a mi lado cuando en realidad ya caminabas lejos…

Siempre puse la excusa de que era por amor todo lo que tú hacías; más bien, yo te permití tantas cosas que cuando me di cuenta, se te había hecho costumbre. Por ejemplo: el llegar tarde siempre a nuestras citas o el cancelar en último momento, la falta de interés en esta relación, tu obsesión por el trabajo.

A veces pienso que te dejé de gustar, que hay alguien más, pero ahora qué más da eso… A tu lado perdí mi dignidad una y otra vez, me olvidé de la valiosa mujer que soy. ¿En qué momento dejé de respetarme a mí misma y permitirte que me pisotearas? ¿A qué hora pasé de la novia a un juguete entre tus manos?

Tú pusiste las condiciones y las acepté, como si lo que tuviéramos fuese un contrato que cuando te pareciese lo pudieses romper; nos veíamos cuando tú podías y ahí estaba yo de idiota con la esperanza de que llamaras. Me sentí más bien una dama de compañía, porque siempre las citas eran de prisa.

11034201_847091738662503_3071376413492147307_n-300x203

Estaba cegada por el amor que decía tenerte, pero a decir verdad, era un miedo el cual no me dejará avanzar si no te dejo ir, tengo que cerrar un circulo contigo. Necesito rencontrarme con la mujer fuerte y guerrera que soy, la que ni por un momento hubiese dejado a un lado su dignidad por un hombre que no vale la pena.

Te dejo porque me cansé de este desgaste de amarte y darte lo mejor de mí sin que fuese recíproco.

«Me voy debido a que las mujeres como yo, no deben estar con hombres como tú.»

1 COMENTARIO