Ahí estaba yo, sola, sin ningún sentido en la vida. Créeme qué n..." /> Mi soledad – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Calidad de vida

Publicado en diciembre 12th, 2016 | by Rosario Gomez

0

Mi soledad

Ahí estaba yo, sola, sin ningún sentido en la vida. Créeme qué no sabia qué pasaba a mi alrededor.

Todo empezó cuando terminé con mi novio. Tenía al típico mejor amigo que me apoyó estando ahí para escucharme, pero lo que pasó después fue algo increíble.

Llamémoslo Sr. Amigo.

Tuve una relación de casi 9 meses saliendo sin ningún compromiso, yo a mi ex ya lo había superado pero mi error al enamorarme del Sr. Amigo, fue creer que podía tener la oportunidad de tener una relación seria. Muchas veces me dijo que me quería, que era la única con la que podía ser el mismo, pero al mismo tiempo me daba a entender que no podíamos ser más de lo que éramos, y créeme éramos más que amigos, aunque menos que novios. Me decía que no quería arruinarlo porque no quería perderme.

Lo que pasó a continuación es que el volvió a hablar con su ex y aunque no lo admitía, sabía que él aún la seguía queriendo, pero aún salía conmigo… entonces lo sentí muy cortante, se alejaba cada vez  más y más y luego me enteré de que él quería regresar con ella. Me dolió saberlo, entendí que ese no era mi lugar y preferí salir de su vida antes de ser echada.

Pasó el tiempo y perdí contacto con él. Mi ex me volvió hablar diciendo que quería regresar conmigo, pero yo no le creí y así estuvo por unas semanas hasta que dijo que sólo quería pasar el rato, jajaja, he de ahí que mi ex y yo no volvimos a hablarnos.

El Sr. Amigo me habló de nuevo y mi corazón dolió como la primera vez que lo vi con su ex. La verdad no sé por qué me habló, si estábamos mejor así. Nuestras platicas se hacían un poco más y mas frías, o como un día le dije, sin sentido; la verdad en el fondo yo aún lo seguía queriendo, y tan cortas fueron las platicas, que al final ya no volvió a hablarme.

Finalmente aquí estoy, en una noche de lluvia, escuchando James Blunt y tomando té mientras escribo sobre cómo terminé sola, y es la verdad. En mi celular no tengo ninguna conversación, nadie me llama o me invita a salir, creo que no soy necesaria para nadie y la verdad ya me acostumbré… estoy bien así. Creo que eso está bien.

La soledad es peligrosa, es adictiva. Una vez que te das cuenta de cuánta paz hay en ella, no querrás lidiar con las personas.

shutterstock_390516892


Compartir...
Share on Facebook458Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

Publicado por



Deja un comentario

Subir ↑