Mi serendipia tiene tu nombre. Yo no te estaba busc..." /> Mi serendipia – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Publicado en febrero 27th, 2016 | by Vero Vilches

0

Mi serendipia


Mi serendipia tiene tu nombre. Yo no te estaba buscando, más bien me buscaba a mí… Cuando te cruzaste por mi camino. Diría que eras lo que le dio color a mi vida, la que despertó mi ilusión, la que me rejuveneció. Estaba en un momento de mi vida con el espíritu libre, en paz conmigo misma y dispuesta para lo que llegara, sin miedo a perder ni a ganar. Pero por desgracia, sabíamos que no era el momento. Por ti me hubiera lanzado al vacío, pero aunque me doliera no podía ser.

Así que tracé un camino paralelo, hice mi vida. Hasta que nos volvimos a cruzar, pero para entonces ya no tenía corazón, tenía una piedra volcánica, por dónde había corrido lava y se estaba empezando a desmenuzar. Sabía que tenía que apostar por ti, porque donde hubo fuego cenizas quedan, y quería continuar con la historia que dejamos sin comenzar. Una historia que prometía ser de ensueño.

Mi cuerpo estaba preparado, mi cabeza daba el visto bueno, sabía que eras ideal, que era lo que siempre había esperado y tenía que aprovechar el momento. Pero sin corazón era difícil quererte como te merecías. Tenía que desempolvarlo de las cenizas y darle un chute de sangre que le diera de nuevo el color rojo intenso, que le hiciera volver a latir. De eso te encargaste tú.

No sabía si aún era temprano, si necesitaba más tiempo para sanar semejante cicatriz, sentía que la huella aún estaba fresca, pero me negaba a seguir perdiendo mí tiempo con el pasado, me negaba a perderte una segunda vez. Sentía impotencia por no poder controlar lo que sentía, por no poder borrar algo que me había hecho tanto daño, a alguien que no me había valorado, que me había abandonado sin pensarlo, sin mirar hacia atrás. Lo que sí tenía claro es que me merecía a alguien como tú, me merecía esta historia.

lonelygirl

No fue tarea fácil, pero ahora sé que el amor derrite cualquier corazón congelado y estabiliza a los corazones aparentemente muertos.  Me doy las gracias por no haber vacilado, por haberlo intentado y confiar en un “nosotras”. Te volvería a elegir una y otra vez. Siento haberte dado un corazón carbonizado, aparentemente destruido. Hiciste que poco a poco revitalizará. Hiciste que volviera a creer en el amor, que quitara las barreras, me dejara querer y quisiera como siempre lo había hecho. Gracias por regalarme la oportunidad de conocerte más día a día, por tu paciencia. Gracias por ofrecerme todas las cualidades humanas que buscaba en una persona, por regalarme tu ser. Tengo muy claro que pocas personas hay como tú y doy las gracias por haberte encontrado.

Este sí que era nuestro momento, cada día lo reafirmo. Tengo muy claro quién quiero que me acompañe por mi camino cogiéndome de la mano. Aunque soy de la opinión de que nada es para siempre, contigo prefiero obviarlo y disfrutarte, disfrutar cada momento con intensidad, como si fuera el primero y último día de nuestra vida conjunta indefinida. Ya no soy la misma, porque los años y las experiencias nos cambian, pero la esencia siempre perdura, es la misma que cuando nuestros ojos cruzaron mirada por primera vez…

Me gusta nuestra historia y la volvería a escribir sin cambiar ni una coma.




Publicado por



Deja un comentario

Subir ↑