Los meses que tú fuiste yo…

0

Siento tu corazón palpitar con fuerza y eso me hace sonreír; miro la lluvia caer por la ventana y pienso en lo afortunada que soy al llevar esta bendición dentro mío, miro las pequeñas gotas escurrir por el cristal y pienso en lo hermoso que serás, en cómo será tu mirada, tus pequeñas manos y en cuál podrá ser tu nombre.

La lluvia para y camino por las calles sintiéndome grande cuando alguien señala mi pequeña panza… Qué privilegio tan más grande este el de ser madre, apenas unos cuantos meses y yo ya te amo, siento que sin ti no podría vivir y es que ya muero porque escuches esta voz que te canta a diario para antes de dormir, con la que platicas aunque yo no pueda escucharte.

Tomo asiento y puedo sentir como pateas fuertemente mi interior, te acaricio y siento tu paz, esa hermosa vida dentro de mí me da paz, tranquilidad y hasta amor.

Imagino temerosa el día en que salgas y por fin pueda tenerte entre mis brazos, acariciar tu hermoso rostro, besarte, protegerte entre mis brazos, pienso en todo lo que te enseñaré, en tu primera risa, tus primeros pasos, tu primera palabra; todo esto me emociona y me hace ser fuerte y feliz. Amarte más de lo que ya te amo y desear conocerte.

Pero no me queda más que esperar… Esperar a que terminen los meses en que tú eres yo.