Hola: Ha pasado tanto desde..." /> La carta que nunca envié – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Publicado en enero 14th, 2016 | by MS

0

La carta que nunca envié


Hola:

Ha pasado tanto desde la última vez que te vi, desde la última vez que tus dedos se entrelazaban con los míos, desde la última vez que toqué tu rostro y vi tu silueta caminar a lado mío. Han pasado ya muchos días y muchas noches desde que nuestros caminos se separaron, desde que mirándome a los ojos, me dijiste: “te amo”.

Aún recuerdo ese último beso, aquel beso que sabía a amor puro y amor verdadero, recuerdo tu mirada clavada en mi alma. Aún tengo el vago recuerdo de tu aroma, la vaga imagen de tu rostro, la vaga sensación de calor cuando estaba contigo, cuando pensaba que a nada temía, que nada me faltaba.

Ha pasado tanto desde la última vez que te escribí un mensaje, un mensaje que nunca tuvo respuesta y supongo que eso me dio fortaleza. Por mucho tiempo mi vida se detuvo y yo simplemente no sabía cómo continuar. Comía por comer, respiraba por respirar, reía por reír, vivía por vivir.

Te llevaste todo de mí, te llevaste incluso mis ganas de luchar, te llevaste a la mujer de la que jurabas estar enamorado, aquella sin miedos, sin dudas, con sueños y aspiraciones, aquella que le bastaba irse a la cama si hubiera tenido un mal día y pensar que mañana todo pasaría. Te llevaste a aquella mujer que juraba que el amor era suficiente, aquella que no se rendía ni se rendiría jamás. Te llevaste incluso mi sonrisa, ésa que tanto amabas y que tanto te gustaba.

Hubiera querido terminar nuestra historia como se terminan los grandes amores, sin rencores, sin llanto, sin noches de desesperación, llevándote y llevándome un bonito recuerdo, pero no pude y no puedo. Rencor definitivamente no te guardo, pero tampoco puedo recordarte como la persona que juraba que eras, esa que por tanto tiempo simplemente yo idealicé.

1

No es falta de madurez, agradezco lo bonito que viví contigo a pesar de que todo fue fingido. Al principio no lo comprendía, me dejaste sumergida en un abismo profundo y negro, pues no sabía por qué mientras yo te amaba, yo te cuidaba, yo te amaba, tú sólo jugabas, sólo mentías… Sólo me lastimabas.

Ha pasado tanto tiempo y ahora es que lo comprendo… Tenía que toparte en mi vida para crecer y aprender lecciones que la vida me enseñó muy caro. Tenías que cruzarte en mi vida para que pudiera comprender lo que ahora entiendo.

Te escribo estas líneas pues ha pasado tanto desde tu grandiosa huida, que ya no me da miedo decirte lo que siento; que por fin ya no te pienso, ya no me dueles, ya no te extraño y que ya no aguanto las ganas de decirte que sí, aún te amo,pero definitivamente…

No te quiero a mi lado.




Publicado por

Sólo dos corazones verdaderamente dañados pueden encontrarse y reconocerse entre un millón de almas.... y coincidir. -MS



Deja un comentario

Subir ↑