He hecho las paces conmigo…

0

He hecho las paces conmigo…

Un día me vi en el espejo y me di cuenta que todo estaba mal conmigo, o al menos eso era lo que yo quería creer. Todo me salía mal, todo no era como yo quería, pero: ¿Qué quería? Ni yo misma lo sabía.

Me di cuenta entonces que sí, estaba mal, pero por no aceptarme tal cual. Me di cuenta que había estado mal todos esos años de haber aceptado una relación destructiva, había estado mal aquella vez cuando juzgué mi cuerpo sólo por no ser talla 5, había estado mal cuando decidí hacer amistades que no me beneficiaban en nada y que al contrario, sólo me perjudicaban.

Acepté amores a medias, mediocres y me enamoré, para que después rompieran mi corazón, y ¿saben qué? Fue lo mejor que me pasó, porque me di cuenta de que estaba viva, de que era yo completa, que yo tenía que ser quien sanara esas heridas de ese momento y del pasado también.

Corté comunicación con aquel individuo que rompió mi corazón, dejé a un lado esas amistades tóxicas que sólo perjudicaban mi salud, dejé de comer aquello que me hacía mal, entonces empecé a ver por mí misma y no por nadie más que yo. Dejé de conformarme con amores rotos, porque me di cuenta que soy una mujer completa y que no merezco cargar en mi espalda la cruz de alguien que no puede con ella misma. Dejé de ser hipócrita con esas amistades que me robaban la energía, que me estresaban y me hacían sentir mal. Dejé a un lado todas esas circunstancias que sólo me hacían daño, entonces empecé a hacer todo mejor, empecé a ser libre y muy feliz.

1

Me di cuenta que necesito de mí más que de cualquier persona, que escribir saca todas mis frustraciones, que leer me lleva a otros lugares y que hacer ejercicio me gusta tanto como las otras dos cosas; también entendí que jamás dejaría de hacer esas tres cosas que tanto me gustan por alguien más, que jamás dejaría de ser yo por agradarle a otros y que jamás permitiría ser infeliz por no poder disfrutar de todo lo bello que me da la vida.

Que no importa quién rompió mi corazón, cuántas amigas traicionaron mi amistad, o quién se alejó porque quiso; hoy estoy aquí, viva, completa, feliz y estoy en esa lucha de poder, en esa lucha por demostrarle a una sola persona quien soy y lo grande que puedo llegar a ser…

A mí misma.