Es que a veces los días parecen tormentosos, aquellos en qu..." /> ¿Has sentido alguna vez que te duele el alma? – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Publicado en noviembre 2nd, 2015 | by Emily Urrejola

¿Has sentido alguna vez que te duele el alma?


Es que a veces los días parecen tormentosos, aquellos en que la lluvia no cesa y no existe esperanza de que lo haga, muy por el contrario a cada momento las nubes parecen oscurecerse un poco más y más…

Eso sigue así hasta que descubres que la que lleva el tormento en su interior eres tú. Hoy es uno de esos días en que el dolor hace presencia en su máxima expresión y hagas lo que hagas, nada va cambiar esta situación, por el contrario, aumentará paulatinamente con el pasar de las horas, al parecer el atardecer el día de hoy será en tonalidades grises y la noche finalmente se convertirá en la más triste de las escenas, donde el dolor y la amargura serán los protagonistas estelares.

Cuesta mantenerse en pie, tu mente se encuentra atravesada por todos y cada uno de los recuerdos de días hermosos, los cuales hoy son momentos fugases que solo traen consigo lagrimas… hoy recuerdas aquel amor que se fue sin si quiera despedirse, justo cuando tú te aferrabas con todas tus ganas y comenzabas a organizar aquel futuro en común.

Hoy tu cuerpo pesa, es como si tu alma quisiera explotar y no encuentra el lugar exacto para ser liberada, por lo cual la nostalgia será tu compañera el resto del día…

alone-sad-girl

Es triste, no hay consuelo que sirva para proteger tu corazón de este día, con eso de que el tiempo cura las heridas, son simples palabras que no tienen significado alguno; hoy por más que trates y trates no hay absolutamente nada que puedas hacer para dibujar una sonrisa en tus labios; por el contrario, la soledad irrumpe sin ser llamada y lo único que queda por hacer es recibirla y abrazarla en nombre de todas las ausencias, que precisamente hoy son más crueles que nunca.

Todo el mundo intenta hacerte sonreír, pero eso no es posible, a veces más que recibir miles de palabrerías bonitas, lo único que necesitamos en un caluroso abrazo, sin interrogantes, sin cuestionamientos; sólo un abrazo que pueda restaurar todas aquellas pequeñas partes, en las cuales hoy se ha convertido tu alma.

Los pensamientos transcurren sin césar, aún duele aquel fantasma de un pasado perfecto, cuando todo marchaba bien, los días eran de bellos y armoniosos colores, días en los que un error era un pequeño desperfecto que claramente tenía solución, pero que hoy te arrepientes con todo tu corazón de haberlo cometido, días en los cuales estabas con la inmensa compañía de todos aquellos que tanto decían quererte, pero que, hoy, están en cualquier lugar menos aquí, justo cuando lamentablemente más los necesitas.

sad

Justamente hoy, nadie llama, nadie recuerda que hacer presencia en tu vida es un eslabón fundamental para llevar de buena manera tu día, justo hoy cuando recordar, lo único que trae consigo son innumerables lágrimas que se esparcen por doquier…

Lo más amargo del día, es que debes seguir con la vida, seguir haciendo de cuenta que no pasa nada, seguir repitiendo a lo largo de todo el día que estás bien, simplemente porque dar explicaciones es más triste aún o quizá porque quien pregunta nada le importa de lo que estés viviendo.

Al llegar el atardecer entonces, es el inicio de aquella obra que culminará con una almohada inundada de lágrimas, aquellas que contienen todos los momentos que quisieras con todo tu ser volver a vivir pero que sabes, hoy en día es imposible…

¿Duele cierto? ¿Cómo es posible que una persona pueda cargar con tanto sufrimiento y cruelmente deba aparentar que todo marcha bien? ¿Por qué nunca regresó, con una mínima explicación de su adiós? ¿Por qué no llega ese abrazo que tanto se necesita? ¿Por qué amar duele tanto? ¿Por qué mi felicidad se esfumó y hoy sólo hay soledad y amargura? ¿Por qué hoy no estás si te necesito tanto?

7497251586_6b482d70e2_b

Nada puedo hacer, te puedo asegurar que traté de hacer todo aquello que estaba en mis manos, pero eso de mendigar amor, no tiene sentido, podrás luchar con todas tus fuerzas por demostrar tu cariño a tu amor, pero obligarlo a quedarse es algo imposible; créeme que quien se vaya y cambie de rumbo, siempre, siempre logrará su objetivo y tú nada podrás hacer; tarde o temprano, tendrás que aprender a cargar con su triste recuerdo, sin nada más que hacer que llorar y llorar sin cesar.

Hoy es de esos días en que el alma pesa, en que el corazón se convierte en innumerables trozos que con lágrimas intenta repararse de todo el sufrimiento de aquel adiós, hoy es de esos días en los que:

Se vale estar triste y dejar que el corazón llore, al fin y al cabo es la única forma de reparar aquel dolor que cala hondo en nuestros huesos…

Es la única forma te aseguro, de tener esperanzas que un nuevo comienzo, podrá llegar.


 

 



Publicado por



Subir ↑
  • ¡Síguenos en Facebook!

  • Anuncio