Hacer el amor…

0

Tú y yo somos dos pero en uno solo, quisiera formar parte de ti, que tú fueras yo y que yo fuera tú.

Ser de ti… Que tú seas de mí… Los dos un solo ser, los dos una sola alma, los dos un solo corazón.

Retrancada en tu pecho quedarme, mirarte tiernamente para decirte con la mirada que mi cuerpo es tuyo, que lo tomes sin miedos ni prejuicios porque yo confío en ti plenamente, sin preguntas ni reclamos.

En un cuarto oscuro que como única luz contenga la luz de las velas que sólo permitan observar la silueta de nuestros cuerpos, en esa habitación cubierta de rosas de mil colores e incienso con aroma a jazmín, la música romántica hará mover nuestros cuerpos al compás de la sensualidad que inunda tu pecho y el mío.

Al término de la melodía el silencio me hará temblar por lo cual me abrazarás con todas tus fuerzas; luego besarás mis labios y sentirás como al cerrar los ojos una lágrima resbalará por mis mejillas, mas no será de tristeza sino de felicidad, de una inmensa dicha porque nada será más importante que nosotros dos.

Volverás a besarme para comenzar a desabrochar mi blusa, haré lo mismo con tu camisa, pero sin abrir los ojos pues esa será mi forma de demostrarte que confío en ti a ciegas; volverá a sonar el compás de otra melodía y la delicada pasión de tus besos causará que me queme la ropa y al sentirnos desnudos comenzarás en mi cuello.

Ad not found

Bajarás hasta mis senos que se estremecerán con el ardor de tu boca, tú recorrerás con tus labios cada parte de mi piel, acariciarás con los pétalos de una rosa cada parte de mi ser, morderás cada parte de mí, me estremeceré, besaré cada parte de ti, penetrarás hasta lo más profundo de mi alma y al terminar de dibujar en mi un mundo.

Colcaré mi cabeza sobre tu pecho; y al igual que una niña pequeña e indefensa me quedaré dormida en la calidez de tus brazos, tú sólo me mirarás dormir, velarás mi sueño y entonces sabremos que hemos descubierto como se hace el amor…