Síguenos en Facebook:


Calidad de vida

Publicado en febrero 8th, 2017 | by Citlalli Castañon

¡Feliz cumpleaños a mí!

En la melancolía y la alegría de acercarse mi cumpleaños hay mucho porque estar agradecida, mucho que dejar atrás por fin, te das cuenta que para convertirte en quien eres tuviste que pasar por cosas que jamás hubieras pedido pero que eran necesarias.

Hoy he dejado el resentimiento cautivo por tantos años a las situaciones que no lograba entender, y aunque varias de ellas sigo sin entenderlas por fin las pude aceptar, todo por lo que pasas te enseña algo que necesitas, a ser fuerte, a ser valiente y quizás también un poco egoísta, y si también a ser más comprensiva.

Puedes mirar a los demás sin recelo o envidia porque por fin después de tantos amaneceres insanos te amas a ti misma, porque por fin después de tantas madrugadas de incertidumbre aprendiste a conocerte.

Así que feliz cumpleaños a mí, la verdad es que siempre he adorado mis cumpleaños. Mi padre, mi madre y mi hermano han sabido convertirlos en ocasiones únicas y especiales, aunque por años jamás pensé serlo, ya saben, especial, pero los daños han acomodado las cosas en su lugar y así como los golpes educan es también que las caricias enseñan y sanan, puedo aceptar ambas partes y entender que forman parte de mí.

Que aún me queda tanto por mejorar, pero la consciencia es el primer paso hacia el despertar. Entro a una nueva edad renovada, con mis prioridades en orden sabiendo exactamente a donde voy, donde estoy, porque estoy donde soy. Todo se basa en el autoconocimiento de nuestras fortalezas y nuestras debilidades, no pretender la perfección, tampoco intentar pasar con bandera de víctima, sino el punto de equilibrio. Todo reside en mí, aquello que tanto me molesta de los demás son las cosas que debo perfeccionar dentro.

Mostrarme tal cual soy, sin barreras, sin expectativas, sin la terquedad de que tenga que ser alguna imagen que me pude haber creado en el ayer. Siempre fui una flor sin raíz, una hoja en el viento buscando en tantos aires el consuelo, el complemento , el elemento y después de tantas peleas conmigo misma lo he logrado aunque a veces pierdo el suelo, la verdad es que en mí también reside el cielo.

Si éste fuera mi último cumpleaños no me quedaría con las ganas de decir o hacer nada, porque he vivido como he querido para bien o para mal, lo he logrado y hoy por fin puedo obtener lo que jamás pude comprar, mi estabilidad, mi amor propio y mi paz.

Compartir...
Share on Facebook2Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

Publicado por

Veracruzana perdida en el centro del país esperando regresar a casa



Subir ↑