Espero a que llegue la noche para estar contigo…

0
79

La noche cae y con ella el silencio, la soledad cubre mi atmósfera y mi pensamiento florece, se afinan y se alistan mis sentidos para una vez más estar contigo, espero con ansias este momento…

Cierro los ojos y suspiro… Espero que mi mente recuerde tu olor y mis oídos tu voz para sentirte dentro de mi corazón, en un minuto logro verte y en las sombras dibujos tus líneas, te veo venir hacia mí…

Con esfuerzo traigo tu risa a mis oídos para no perderme en el silencio.

Arrastro tu luz con toda la fuerza que tengo, para no perderme en mi oscuridad.

Vivo de tu pasión y muero cuando me doy cuenta que esto es sólo un sueño.

Con mis labios recorro tu rostro y encuentro tus ojos los beso y anhelo que sólo me miren a mí, no dejo que los abras, quiero imprimirme no sólo en tus ojos sino en tu cuerpo, quiero que me recuerde; dejar parte de mi ser en cada uno de tus sentidos, que tus manos me extrañen y tus labios me amen, que tus oídos recuerden mis sonidos y tu cuerpo extrañe mis movimientos y los espasmos que provocas en mi cuerpo.

Pero esto es sólo un sueño, tristemente sólo yo lo siento y sólo yo lo vivo.

Escucho a lo lejos a la alondra cantar… Me niego a que el sol salga, a que te apartes de mí. «No te vayas» es lo que mi alma dice, pero mi boca calla y no hay reproche de tu abandono, no puedo evitar que la luz matinal caiga sobre nosotros y que me recuerde que tengo que irme, alejarme de ti, perderme en un espacio donde no coincidamos, en un lugar donde sólo verte de lejos resuelva el amor que te tengo.

Cierro los ojos aferrándome a una noche que ya no existe… ¡No te vayas! Es lo que pienso y en ese mismo instante la aurora me aleja de ti, pero no quiero dejarte ir hoy… ¡Hoy no! Quiero que seas mío por siempre, no quiero separarme de ti, la ternura regresa y te beso los parpados en señal de amor y de despedida, perdido en un sueño en el cual  no te percatas de la lucha interna que tengo, al no querer alejarme de ti.

¡Buenos días! Sólo me resta esperar a la Luna para volver a estar contigo.

Elena Allende.