Eras mi amiga, y hoy simplemente ya no estás. Y en ocasiones te ..." /> Eras, y hoy ya no estás – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Relaciones

Publicado en abril 26th, 2016 | by Débora Carrasco

0

Eras, y hoy ya no estás

Eras mi amiga, y hoy simplemente ya no estás. Y en ocasiones te extraño.
Eras especial ¿sabes? Eras mi compañera, y un día se acabó.
Tal vez fui yo la culpable, tal vez fuiste tú también. Nos ganó el orgullo, te ganó la dignidad, y yo, simplemente me quedé aquí. Tú te fuiste, yo me quedé en el mismo lugar.
Y te extraño, extraño a mi confidente y a mi paño de lágrimas, a mi bailarina estrella y a mi dama de compañía de los viernes por la noche. Hay tantas cosas que quisiera contarte, cosas que no le cuento a nadie más.
Y es triste ver, saber, o enterarme de algo que quisiera contarte al instante, pero no puedo.
Me muero por decirte que estoy muy feliz, que me han pasado cosas maravillosas, y que quisiera contártelas a detalle, quisiera escucharte reír y que me regañaras, para luego yo regañarte a ti porque hiciste lo mismo.
Quiero presentarte a alguien, sé que te caería bien, sé que se reirían de los mismos chistes y que pronto lo apreciarías, quiero compartir contigo esos pequeños momentos felices y contarte que él es todo lo que había esperado, y claro, tú mejor que nadie lo sabes, y sé que estarías feliz por mí, sé que me dirías ¡Te lo dije! ¡Él es especial! Pero no estás, y no puedo contarte, y quiero limitarme a pensar que sólo ves esos momentos por medio de fotografías. Y me puede, me puede vernos felices en lugares diferentes, porque sé que eres feliz, eso lo sé, y me alegro, es lo que siempre hemos querido, pero duele, duele saber que ahora no podemos compartir, no podemos reírnos de las mismas cosas, tener las mismas pasiones y comer a montón.
Te extraño, extraño mandarte algo durante el día y reírnos a más no poder, hablar hasta quedarnos sin respiración, porque era lo mejor que sabíamos hacer después de comer, HABLAR, y hablar y hablar, y jamás había tema que no pudiéramos tocar, jamás habían silencios incómodos entre nosotras, porque SIEMPRE, SIEMPRE, había algo bueno que contar, y lo extraño. Extraño contarte en las personas importantes de mi vida, y extraño hablar contigo todos los días, aunque fuera casual, es triste y no estás, y tengo que empezar a sacarte de mis planes ya. Te extraño y no está de más decirlo, para que lo sepas y un día al recordar todos los momentos juntas puedas sonreír, y afirmar como yo, que fuiste una de las personas más bonitas que pude conocer.

Publicado por



Deja un comentario

Subir ↑