¿Qué preferirías? ¿Vivir toda la vida a base de las sens..." /> En búsqueda del equilibrio – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Publicado en marzo 1st, 2016 | by Vero Vilches

0

En búsqueda del equilibrio


¿Qué preferirías? ¿Vivir toda la vida a base de las sensaciones intensas que te proporciona los primeros meses de una relación, vivir de los enamoramientos? o ¿vivir toda una vida con alguien con quien compartir la tuya, de una forma sana y equilibrada, donde sea el amor recíproco y te proporcione todo lo que necesitas en cada momento?

Me centraré en los que eligen la segunda opción, porque vivir de flor en flor es bien sencillo. Parece una utopía, pero es una opción muy posible y real. No es la opción más fácil, ni un camino llano, pero con esfuerzo por parte de ambos es muy factible. La clave es el equilibrio, con esto me refiero a dar y recibir en la misma proporción. Puede sonar a “juego de niños”, pero es básico para que una relación funcione. Es una retroalimentación positiva que hace que todo marche sobre ruedas.

Es más complejo de lo que parece porque no consiste en dar sin más, sin saber lo que le gusta a la otra persona. Es decir, no puedes dar una gratificación sin saber si tu pareja lo recibirá como tal, porque si no lo percibe como un detalle o como refuerzo positivo no tendrá sentido. Por ejemplo, un día tienes el detallazo de llevarle de sorpresa bombones a tu pareja, pero ella te ha dicho en varias ocasiones que detesta el chocolate, lo que tú considerabas como un buen regalo se ha convertido en algo negativo, porque encima inferirá que no le escuchas.

Entonces el primer paso es conocerse bien y saber con qué acertar a la hora de dar refuerzos positivos. Con refuerzos positivos no me refiero exclusivamente a regalos, ni sorpresas que tengan un coste económico, pueden ser cosas más cotidianas, como esos mensajes de buenos días que sabes que le encantan, una visita inesperada, una llamada para decirle un simple pero verdadero “te quiero”, cosas que no cuesta hacerlas, y que pueden darle calidez a la relación. Esa ilusión en la relación, esa chispa nunca debes dejar que se apague, nunca hay que descuidarla, porque volver a encenderla, volver a creer en que puede funcionar puede ser a veces un trabajo imposible. Sí quieres que funcione haz que funcione.

Hay muchos tipos de parejas, muchos tipos de relaciones. Con cada persona que estés puedes jugar roles diferentes. Hay parejas con un marcado poder de uno sobre el otro, que suele ser del que recibe mucho sin apenas dar. Este fallo puede darse desde el comienzo de la relación, permitido por la parte que da, y por un acomodamiento y relajación de la persona con poder. Puede ser que esto cree un malestar, y la que está acostumbrada a dar abra los ojos, se dé cuenta de lo que está ocurriendo y vea que no está conforme, que no es lo que quiere para ella, que no tiene suficiente, que también necesita sentirse querida.

tumblr_mf3cy3I2dk1r7f4epo1_400_large

Ante esto hay que dar un toque de atención y recurrir a la comunicación, expresar sus anhelos y sus necesidades para que la otra persona sea consciente de la situación. Cabe la posibilidad que no se haya dado cuenta, y simplemente con una conversación puedan arreglarse muchos de los problemas. Enquistarse con cosas que deseas expresar nunca es positivo. No hay que permitir que se cree ese rol de poder porque si no será difícil de modificar. Hay que saber en qué posición quieres estar y que tienes el derecho de sentirte igual de amada que la otra persona, sino esta relación te puede crear inferioridad, miedo a perder a la otra persona, desconfianza que no hará que esta relación sea sana.

Soy muy partidaria de que las palabras nunca y siempre no se deben usar porque no son del todo ciertas, pero en este caso sí que voy utilizar una de ellas. Nunca, nunca hay que sentir miedo en expresarse, en decirle a tu pareja lo que sientes, lo que necesitas, las cosas que no te parecen correctas, no hay que dejar de decir algo por miedo a que te dejen, a la contestación, o a los reproches. Hay que sentirse libre de decir lo que quieras a tu pareja, tienes que sentir que puedes ser completamente tú. Si sientes miedo, ese miedo sólo te provocará obsesión, el querer tener algo a toda costa, le darás el poder a tu pareja y no será una relación equilibrada y sana. Es muy importante no perder la libertad de decir, explicar, preguntar lo que desees siempre desde el respeto.

tumblr_lda0e87C0h1qeobygo1_500

También he visto casos que las tornas de poder se cambian, el que daba más se cansa de dar y pasa a tener el poder por el miedo de la otra persona a perderle. Por tanto, si no quieres que esto ocurra, no tienes que descuidar a tu pareja, tienes que observar y ver si estás satisfaciendo sus necesidades y si ella satisface las tuyas, intentar que siempre haya un equilibrio y que el poder este repartido. Que siempre esté ardiendo la llama, trabajando los dos para que no se apague, para que la ilusión no desaparezca.

Una relación con equilibrio es sinónimo de relación sana, una relación donde te sientes querido en consonancia con lo que quieres y con lo que te quieren. Una relación con confianza, respeto, empatía, comunicación, saber las necesidades del otro y cubrirlas, no ser egoísta y querer los dos lo mismo de esta relación. He visto relaciones que están condenadas al fracaso desde el minuto uno por incompatibilidad de concebir una relación y de lo que se quiere con ésta.

¿Has conseguido alguna vez este equilibrio?


 



Publicado por



Deja un comentario

Subir ↑