Ellos… Llegaron para quedarse. ¡Checa esta historia!

0

«La mejor manera de conocer a alguien es cuando no lo esperas».

Cada persona que llega a tu vida tiene una misión contigo, algunos de ellos sólo llegan un momento, te enseñan y se van; pero hay algunos otros que llegan para quedarse, clavarse dentro de tu corazón y formar parte de tu vida, personas con las cuales puedes ser tú mismo, buscando juntos la mejor versión de cada uno. Y con esto no me refiero a una relación amorosa sino a una hermandad.

A esos seres que no llevan tu sangre, pero están unidos por algo mas extraordinario, algo que no tan fácil se rompe, los lazos del corazón, son aquellas personas que sin conocerte se arriesgan a formar parte de tu vida y mejor aún: se comprometen contigo a buscar siempre una salida. Hoy puedo decir orgullosamente que soy afortunada por aquel día en que llegaron ellos…

Ese tipo de personas que son para quedarse, aquellas que están dispuestas a abrir su corazón y compartirlo con alguien más.

Al principio creí que ellos sólo estarían un momento y después se marcharían, como cualquier persona que llega, pero no. Ellos no eran cualquier persona, lo sabía cada vez que teníamos un encuentro, el mirar sus ojos, sentir sus abrazos sinceros y la forma de ser de cada uno, me hacía comprobar cada día que ellos estaban para quedarse, sabía que por ellos no sería traicionada, que sí podía confiar, que nos defenderíamos a capa y espada cada uno de nosotros; ¿y cómo no defendernos? si eramos una nueva familia, de esas familias raras, locas, divertidas, irracionales, de esas que casi no se dan, de esas que por elección se encuentran una sola vez en la vida, formadas por personas extraordinarias, personas sinceras, que no te sueltan por muy resbaloso que este el lazo, siempre están unidos.

Hoy no me queda más que agradecer, agradecer a la vida por haberlos puesto en mi camino de esa forma tan peculiar, tan inesperada como llegan las mejores personas; agradezco por cada uno de ellos, por su vida, por las locuras, por el amor, por la pasión, por la amistad, compromiso. Simplemente por ellos, por cada uno de ellos, por la forma inigualable de vivir la vida en compañía de ellos.

soloseque

Y es que cada uno es especial, el contar con una mujer con amor de madre que te cuide en cada momento, dispuesta a entregar su corazón protegerte y buscar siempre el bienestar, como esa mujer digna, libre que renace de las cenizas cada vez que se cae, esa mujer incondicional que siempre estará dispuesta a entregar toda la protección y amor sin recibir nada.

Aquel hombre caballeroso, entregado, dispuesto a ver siempre a la mujer como una bella musa, un hombre que con toda su experiencia, esta dispuesto a compartirse, entregarse, guiando siempre con inteligencia, procurando y aunque su corazón se rompa en mil pedazos, se vuelva a construir brindando todo su amor; con él te sientes protegido, contar con él, es saber que nunca estarás solo.

Y así como un hombre con tanta experiencia, también existen aquellos hombrecitos, que con su carisma, su alegría y amor hacen que los días estén llenos de magia, un niño que ha logrado cautivar con su madurez, que a su corta edad ya sabe que es amar y proteger a las personas que lo rodean, su risa que se contagia lo hace especial, si quieres morir de risa ahí esta él; pero aguas…  Porque cuando se trata de defender a su manada ruge como el más feroz de los leones, un hombre que siempre estará para ti, compartiendo su gran corazón.

Pero para el amor, no hay otra mujer más que ella, la que está dispuesta a pararse por los demás, que con su sonrisa ilumina cualquier oscuridad; la mejor amiga que puedes tener, con la que puedes contar incondicionalmente; esa mujer que se levanta a cada caída, que con sus palabras sabes que todo estará bien, una líder que lucha día a día por aquello que anhela, que vuela sin detenerse como la mas grande águila, que abre sus alas y busca siempre lo mejor de la vida y que comparte su vuelo con las personas que la rodean sin esperar nada a cambio. Una guerrera que no se puede vencer.

Y si hablamos de guerreros está él, aquel hombre que con su forma tan practica, de demostrar su sentir te roba una sonrisa como todo un coqueto, aquel guerrero que no se da por vencido, ese hombre incomparable, que a pesar de que su corazón pueda estar roto, siempre estará para ti, buscará la forma de hacerte ver lo bello de la vida, su chispa contagia, su presencia se siente; el mejor hermano que se puede tener, que entrega su corazón sin medida, aquel que nunca te dejará solo, que con sus abrazos sabes que cuentas con alguien. Tan amoroso como un ángel y valiente como un tigre.

Son aquellos los que han llegado a mi vida para quedarse y que aunque en ocasiones todo nos parezca oscuro, si estamos juntos sabremos que siempre habrá un nuevo amanecer, porque creemos en aquella frase tan conocida, «todos para uno y uno para todos» y así es, cada que escuchamos el llamado de alguien ahí estamos juntos y aunque nuestros encuentros no sean diarios, basta con saber que nuestros corazones están unidos.

razones-para-amar-tus-pechos-pequeños-121

Lo maravilloso de esto es que llegaron inesperadamente, justo en ese momento en el que la vida no se equivocó, ese momento en el que no sabíamos ni quiénes eramos, pero que ahora disfrutamos de conocer. La batalla no ha sido nada fácil, pero de algo sí estoy segura: ellos, sí ellos no me soltarán, así como yo no los soltaré.

Compartiré mi vuelo como esa mariposa que no se cansa y se posa en las flores, hoy quiero posarme en los corazones de ellos, para que juntos sigamos disfrutando de un nuevo amanecer… No somos perfectos, porque somos humanos, pero en este momento puedo decir que si algún día esto deja de ser, tendré la certeza de que ellos llegaron para quedarse y así locos, divertidos, coquetos, rudos, amorosos, cursis y con cada una de sus cualidades.

Hoy digo: «Los amo» y creo en esas llegadas inesperadas porque sé que son las mejores, porque sé que son ángeles, ángeles que llegan para quedarse ahí adentro, donde todo florece, donde todo crece, donde todo dura para siempre.

Porque aunque sé que no existe un para siempre, con ellos será un infinito, un amor sin limites, la mejor familia que la vida pudo mandarme.

A ellos, simplemente gracias por quedarse.

Escrito por: Mar Ramos.

Dedicado a: Raquel, Alberto, Rocío, L. Enrrique y L. Angel.