Ella sin voz…

1

No era muda, sólo se había cansado de hablar y no ser escuchada, no era alguien desinteresada por el resto, es que no le daban la oportunidad de que les escuchara.

Al principio ni yo había notado su presencia, no había notado que estaba ahí sufriendo en silencio. Fue una casualidad o tal vez debía ser así; el profesor de química había decidido que todos debíamos cambiar de pareja para que nos lleváramos mejor y justo fue ella quien estaba sentada a mi lado. Íbamos por la mitad del año escolar y era la primera vez que la veía, a pesar de estar a mi lado parecía tan ausente mientras garabateaba una serie de círculos en la última página de su cuaderno, por un momento creí que tenía problemas mentales, pero recordé lo que mi madre siempre me decía: “Nunca juzgues un libro por su portada”. Tal vez había una razón para que fuera así.

318776_384715644916680_322661709_n

Le saludé, pregunté su nombre en voz baja y me disculpé por no saber que ella era mi compañera de clase estando ya a mitad del año, sus respuestas fueron cortas, pero en ningún momento pudo verme a los ojos. Su nombre era Holly y en una hora de clase ya había aprendido varias cosas de mi nueva compañera, cosas como que le gustaba garabatear círculos y líneas sin rumbo fijo en su cuaderno, a veces hacía cosas más complejas, como dibujos que a mi parecer eran abstractos, cuando miraba insectos parecía que era feliz, sobre todo si eran gusanos, ya que de eso se trataba la clase ese día y en lo personal a mí no me agradan los insectos.

Cada clase de química aprendía más sobre ella y al fin ya podía verme a los ojos. Aprendí su pasión por los colores y el tejer, que muchas veces parecía querer ayudar a otros, pero al final desistía, no disfrutaba de fiestas y amaba la música instrumental, en fin, sus gustos parecían más los de una abuela que los de una chica de 18 años como la que era. Para el final de ese semestre había logrado captar totalmente mi atención, me encontré buscando acompañarla incluso en las horas de la comida y cambiando asiento con mi compañero para poder hablarle en clase.

Ella no rechazó mi acercamiento, no rechazó mi intento de forjar una amistad con ella, pero tampoco podía estar siempre con ella debido a que cuando intente integrarla a mi grupo de amigos ni ella, ni mis amigos se sentían cómodos por lo que los mantuve apartados. Tal vez fue por eso que no supe cuando ni cómo comenzó a derrumbarse o al menos a hacer notorio cuán rota estaba su alma.

tumblr_lzhxirxQ9F1r2w5hao1_500_large_large

Pensándolo bien, creo que siempre supo ocultarlo muy bien, pero como un vaso de agua que llenas a gotas, éstas se acumulan, el líquido sube y cuando la próxima gota cae, toda el agua se derrama y es cuando ya no se puede ocultar más.

Así pasó con ella, faltó una semana completa a la escuela y al regresar no era la misma, todo el progreso que había logrado con ella para que hablara y se expresara un poco más aunque sólo fuera conmigo, se había ido a la basura, por un momento creí que ella realmente había perdido la voz.

Pero ahora tenía un dilema más grande ¿Cómo acercarme a Holly sin que mi actual novia sintiera celos? La chica de mis sueños, a quien en la semana que Holly no estuvo me le declaré y me correspondió…

No sabía qué hacer.


1 COMENTARIO