Ella era simplemente indescriptible

0

Siempre le preguntaban por qué era tan rara, cuando ella decía sentirse tan normal, pero por dentro siempre supo que era diferente, o rara, como ellos decían.

 ¿Por qué no entiendes las cosas como las entienden los demás? ¿Por qué lloras, por qué te ríes de eso? ¿Por qué no ves las cosas como nosotros las vemos? Esas eran preguntas que le habían hecho siempre y que incluso ella se hacía. –¿Por qué veo y siento las cosas de manera tan diferente?- Se preguntaba.

Hacía poco le preguntaron que por qué era así, que si algo le había pasado o que si estaba enamorada por su forma de expresarse, pero ¿cómo era? Pedía una explicación. Entre los presentes surgieron unos cuantos adjetivos para describirla: sentimental, romántica, sensible, tierna, cariñosa, cursi. Ninguno logró convencerles, ninguno lograba describirla y nunca encontraron la palabra para referirse a su manera de ser.

Ella se quedó pensando y tampoco logró encontrar una palabra que la describiera, al principio pensó que era algo malo, pero después de mucho meditar llegó a la conclusión de que en realidad era algo bueno;  entonces tomó aquél comentario como un halago.

tumblr_lzricnyV3Y1qgx6jto1_500

Le resultaba halagador que no lograran encasillarla en un grupo de personas, era halagador que algunos la consideraran rebelde y otros pacífica, algunos vanidosa y otros sencilla, seria o muy social,  cuerda o loca… Como fuera, no lograban encasillarla en un sólo grupo, lo que le dejó ver que podía ser nada y todo a la vez; que en realidad no le importaba encajar en ningún lugar y por lo tanto había que llegar a fingir nunca.

Encontró una palabra para describirse, esa palabra era simplemente: «Ella». Simple y sencillamente no existía otra palabra que la describiese mejor. Tal vez era rara como algunos decían, tal vez era tan diferente a los demás o tan igual a todos, pero en verdad ya no le interesaba saberlo ni buscar encajar; le bastaba con saber que estaba tan llena de ella y que era lo que sea que era sin importar que fuera bueno o malo. Simplemente era tan ella que ya no había más que decir, ni nada mejor que ser ella en todas sus presentaciones y no encasillarse jamás en ser sólo una palabra.