El intercambio inconsciente de energía

0

¿Qué pasa cuando conocemos a una persona?

Nuestra relación con el mundo se produce mediante el intercambio de energía, a través de nuestros chakras; y es posible tener conciencia de ello si prestamos atención a lo que ocurre cuando interactuamos con otras personas. Las interacciones a nivel energético cuando dos personas se conocen podrían asimilarse a una función de escáner completo, en el que evaluamos su nivel vibracional, la apertura o cierre de sus chakras, sus patrones energéticos a nivel de personalidad, sus bloqueos, su forma de relacionarse con los demás. Esta evaluación se realiza a nivel subconsciente y a nosotros nos queda la sensación de si esa persona nos cae bien o mal, y en el mejor de los casos se produce una sensación de conexión, cuando la compatibilidad es elevada.

En el caso de dos personas muy compatibles a nivel sexual, se puede sentir ese hormigueo en el bajo vientre, esa excitación que se suele denominar «calentón», que no es más que el enlace a nivel del primer chakra y que provoca toda una serie de reacciones hormonales que conducen al deseo de un intercambio sexual inmediato.

Podemos-obtener-energia-electrica-a-traves-de-la-pintura-1

Si coincidimos en personalidad con la otra persona puede que se formen lazos afectivos de amistad, o de aprecio, que surgen del segundo chakra. Si además esas personas tienen formas de pensar parecidas y comparten a nivel intelectual gustos e intereses, se produce una conexión desde el tercer chakra, dando lugar a esas interminables conversaciones en las que saltamos de un tema a otro, a cual más fascinante, y que parece que el estar con esa persona nos inspira.

Si nuestro nivel afectivo está en un momento similar y si aquella persona conecta con nosotros a nivel del corazón, nuestros cuartos chakras brillan y vibran al unísono, produciéndose la sensación de «enamoramiento», en la que el Amor por la otra persona nos vuelve abiertos, generosos, entregados.

En general las relaciones funcionan a estos cuatro niveles, pudiéndose producir conexiones también a nivel espiritual.