El día que te des cuenta… Ya no estaré

0

Un día te vas a fastidiar de los malos tratos, de la falta de miel en tus oídos o el simple hecho de que alguien te haga saber que tu existencia es importante, para que el planeta se mantenga girando en la misma órbita. Un día vas a despertar con todo, pero no dejarás de sentirte sola, te va pesar la lejanía de un abrazo fuerte o la melancolía podría acecharte cuando anheles que haya alguien cerca para compartir las cosas simples.

Ese día te vas a dar cuenta que siempre cuidé mis palabras para no herirte, que no me importaba que fingieras demencia para obtener atención, que te dije muchas veces que todo dentro de ti resultaba un fuego sagrado para mi rumbo.

Y como nunca supiste vivir el presente, vas a invocar mi presencia por el valor de los detalles que hay en tus recuerdos, para ese entonces lo más probable es que me encuentre con alguien que no dudó en entregarse ni se hacía telarañas con sus propios enredos mentales.

Ese día no te quedará más que aconsejar a tus amigas que exigen demasiado de un hombre: lo que de verdad importa es que él te quiera, que no te haga sentir sola y que te cuide de ti misma.