El día en que decidí alejarme de ti…

0

Desde el primer momento, parecía una mala idea, todos lo decían; el típico mujeriego mentiroso que le encanta jugar…  El típico chavo al que no le importaba mentir sólo para para tener mas amores a sus pies.

A pesar de ser definido por todos como un patán, una mala persona, alguien que no tenía cabida en mi vida y en mi forma de ser, me fijé en ti…  Yo vi en ti lo que probablemente muy pocos y hasta tú mismo no viste en ti.  Recuerdo una frase que decía, que lo importante siempre será: «Encontrar a la persona con la que quieras compartir el resto de tu vida», y  desde el primer momento pensé en ti. Tan diferente, pero a la vez tan único; algo que no surgió a la primera mirada, sino que poco a poco se fue construyendo… O al menos, mi mente lo iba construyendo.

Hoy, es tiempo de alejarme de aquí, por más que me quiera quedar y por más que te siga eligiendo a ti por sobre todas las cosas. Llegó el momento de ver por mí, de comprender que, por más esfuerzo que ponga de mi parte, nunca será suficiente.
Siempre habrá nuevos horizontes cuando una puerta se cierre; tal vez los nuevos horizontes sí sepan lo que quieren y sepan también qué errores no cometer para así no dañar a las personas que se interesaron en ti. Esos nuevos horizontes buscarán protegerme, tal y como tú lo juraste, con la diferencia de que ellos no me dañarán ni me decepcionarán, como tú juraste también que nunca lo harías. Las traiciones duelen más de las personas que no lo esperamos, son golpes duros a un corazón que sólo venía con la intención de cuidarte, quererte y protegerte…

¿Ahora cómo le explicas a ese corazón que las cosas ya no son así y que por más que duela, es momento de partir?