Déjame quererte, amor, estás entre mis brazos, no necesito..." />Déjame quererte… – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Publicado en febrero 15th, 2016 | by Ady Mascorro

0

Déjame quererte…


Déjame quererte, amor, estás entre mis brazos, no necesito nada más, que se caiga el mundo, que de todos modos, cuando estoy contigo parece que lo demás ha desaparecido; déjame quererte, que mientras te acaricio el pelo, no puedo sentirme más feliz, déjame quererte, me gusta mirarte fijamente, apreciar cada lunar, cada vello, cada poro, cada cambio en la coloración de tu piel. Déjame quererte, déjame jugar con los vellos de tus axilas, déjame tocarte la nariz, acariciar tus labios.

Te observo, y nada parece más perfecto que tú, todo tú, completamente tú, porque no hay nada más tú y eso me parece increíble, me siento tan feliz de saber que existes, de saber que en este momento estás en mis brazos y no importa nada más, me siento tan feliz de haberte conocido, de haberme cruzado en tu camino y cuando me miras a los ojos, siento cómo me paralizo,  mis latidos se aceleran,  quiero besarte sin parar, pero también quiero seguirte viendo, no puedo dejar de hacerlo.

Me gusta verte, tus estrías que parece que cuentan historias, tus cicatrices, tus tatuajes, todo es tan parte de ti, me gusta ver cómo se infla tu abdomen cuando te ríes o te emocionas, me gusta tu cara cuando haces esfuerzo, me gustan tus cachetes de osito cariñosito, me gustan tus largas y negras pestañas, me gustan tus tupidas cejas que se juntan hasta casi formar sólo una, me gustan tus labios gruesos, donde se deja ver tu sonrisa perfecta, con tu perfecta dentadura, déjame quererte, amor, déjame admirarte.

Porque te admiro como persona, como hombre, como amigo, como todo lo que eres, porque te miro y veo tantas cosas, corazón, tantas historias, tantos momentos, tanto de ti, que me parece que mi vida es perfecta mientras pase el tiempo mirando tu perfección, mirando tus espinillas, observo que te has mordido las uñas, o que te han salido ronchas por tanto estrés, pero hasta eso me parece perfecto.

E

Me gusta admirarte, déjame quererte, déjame inhalar profundamente mientras mi nariz se hunde en tu pecho para recordar tu aroma cuando te vayas, déjame escuchar el ritmo de los latidos de tu corazón, acaricia mi cabello, mis hombros, mi espalda, mientras me hablas de todo, sobre tu vida, mientras escucho mis historias favoritas, tus historias; te miro y es la obra de arte que más tiempo podría ver, observar, o como tú lo llamarías “analizar”…

Déjame quererte, déjame ver cómo te pones nervioso cuando te observo. 




Publicado por



Deja un comentario

Subir ↑
  • ¡Síguenos en Facebook!

  • Anuncio