Cuando me dijiste que me amabas…

0

No es algo tan fácil cuando realmente lo sientes, cuando lo tienes escurriendo en la garganta y ganas de gritárselo, pero no sabes si siente lo mismo que tú, sólo lo vez dormir y se lo susurras al oído con toda la dulzura que se merece.

Recuerdo esa vez en la autopista retenidos por un terrible trafico y hartos de tanto calor; comenzaste a decir que era tanto tu amor por mí que ya no sabías qué tanto me querías, que sentías algo más, que habías llegado al límite de la palabra querer, porque ya no era suficiente para expresar con claridad todo eso que sentías y antes de continuar con esa charla, dos carros delante de nosotros chocaron.

Después de la conversación interrumpida por el choque, la retomamos una vez saliendo del cine bien abrazaditos, dentro del carro ya no me aguanté y mientras te escuchaba hablar se me salió un te amo, que fue lo más sincero que he podido decir, aquel te amo hizo que mi corazón saliera de su lugar; lo único que quería era que lo supieras y aunque tú estabas a punto de decirlo antes, una enorme sonrisa pintó tu cara repitiendo las mismas palabras, con esa dificultad tan tierna… También te amo.

Me enseñaste que el amor no se mide en tiempo, se puede sentir cuando que miras a esa persona directo a los ojos y no existe nada más… Eso que sientes, eso es amor…

 Ese nudo en la garganta y esas ganas de quererlo para toda la vida.