Me hiciste quererte, me hiciste amarte, me hiciste volar ent..." /> A ti, que rompiste mi corazón… – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Relaciones

Publicado en enero 10th, 2016 | by pato01

0

A ti, que rompiste mi corazón…


Me hiciste quererte, me hiciste amarte, me hiciste volar entre nubes. Hiciste mil cosas para tenerme aquí, contigo. Me hiciste sentir la persona más maravillosa, la más hermosa. Me hiciste ser mejor persona. Me subiste al cielo como un cohete disparando a toda velocidad, brillando, sacando fuego. Me hiciste pensar que yo era tu princesa, que yo podía opinar respecto a tus decisiones, me diste el lugar que simplemente no buscaba y no porque fuera un lugar malo, sino porque verdaderamente ni por la cabeza me pasaba tener ese lugar.

Me hiciste brotar cual flor entre los jardines, me ilusionaste con mentiras, con engaños y lo peor es que yo te lo creía todo lo que me decías, confiaba plenamente en ti. Ahora caigo en la cuenta de que me mentiste muy bien. Para ser sincera ni siquiera te quería en mi vida, pero de alguna manera entraste, casi desapercibido y llenaste ciertos huecos que no podía llenar con nada, llegaste a hacerme sentir esa necesidad de sentir algo diferente.

Lástima que tus palabras tenían fecha de caducidad, puesto que te empeñaste en enamorarme y después marchaste como todo un gran vencedor; enamorándome, dejándome herida y sin salida o al menos eso yo llegué a pensar.

Me encontré tan desesperada, ni siquiera pude dormir a causa de la noticia que un amigo me dio aquel día. Dicha noticia me decía que tú estabas con otra persona y ahora entiendo por qué me pedías tiempo, me dejaste de querer y tu única solución era terminar con esta relación. Porque yo para ti y para tus placeres nunca fui suficiente, nunca te bastó. Siempre intenté ser como tú querías que fuera.

Me llené la boca diciendo que eras la mejor persona, hablando bien de ti sin importar nada ¿y sabes qué fue lo peor? que me callaste la boca de la manera más dolorosa. Tal vez eso es lo que duele, duele hablar bien de alguien y después decepcionarte, pero ¿sabes?, yo me decepcioné porque creé grandes estándares de ti que no puedes cumplir.

2

Ahora no puedo agradecerte nada, sinceramente no te agradezco el daño que me has hecho, ni te agradezco las fantasías que creaste en mí, todas las ilusiones no te las agradezco. Tal vez en un futuro entienda por qué me lo hiciste y pueda haber gratitud en mí, pero ahora no estoy preparada para perdonarte ni agradecerte nada. Hoy por hoy lo único que hay de mí para ti, es desprecio.

Desprecio por todas tus falsedades, desprecio por tus infinitos besos que se esfumaban en segundos. Por los falsos abrazos y caricias que me dabas. Te desprecio porque costó trabajo recuperar mi corazón y en una milésima de segundo tú lo rompiste en mil pedazos. La verdad es que ya no quiero verte, ya no quiero saber absolutamente nada de ti, no quiero que vuelvas a aparecer en mi vida.

Vete lejos y nunca vuelvas más.




Publicado por



Deja un comentario

Subir ↑