Tu eres la que en muchas ocasiones culpe ..." /> A ti que decidiste irrumpir en nuestras vidas, separando nuestro camino… – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


no image

Publicado en marzo 3rd, 2016 | by Emily Urrejola

0

A ti que decidiste irrumpir en nuestras vidas, separando nuestro camino…

Tu eres la que en muchas ocasiones
culpe por haberme separado del que yo ciegamente pensaba era el amor de vida,
aquella mujer que se atrevió a hacer lo que yo ni siquiera imaginaba y que
fugazmente fue acercándose tanto y tanto que me arrebato a mí dulce amor…

Las cosas con él comenzaban a multiplicarse
en pequeñas y tontas discusiones, en que cada vez nos íbamos haciendo daño
mutuamente y quizás sin siquiera darnos cuenta, al parecer poco a poco nos
comenzaba a sobrar la presencia del otro y lo único que nos hacía falta era
estar en la soledad de nuestra habitación para poder respirar en paz…

A ella la conociste en un paseo
con tus compañeros de trabajo, mencionaste que era una nueva trabajadora de
otra sesión, que se veía muy simpática y que al parecer había llegado hace
alrededor de un mes a ese lugar, eso culminado con una sonrisa que desde hace
días no me paraba a observar en tus labios.

Claramente lo de nosotros iba de
mal en peor, ya cada vez con mayor cantidad de veces las discusiones terminaban
en gritos, sacando a relucir nuestros defectos, destacando sobre todo en aquellos
que tanto queríamos cambiar, pero que sin embargo tanto nos costaba cambiar…

Cada vez comenzabas a llegar más
tarde del trabajo, tenías que quedarte a reuniones hasta altas horas de la
noche y yo comenzaba a organizar mi vida en tu ausencia, es que repentinamente
tu trabajo estaba adquiriendo un rol preponderante en tu vida…

Para lo que no estaba preparada
fue para escuchar decir de tus labios que hace un tiempo habías comenzado a
reunirte con tu nueva compañera de trabajo y que lamentablemente las cosas se
te fueron de las manos y que repentinamente habías comenzado a desearla con
todas tus fuerzas, es que ella renovaba tu sonrisa y te permitía ser mejor
persona…Desde hace unos meses me eras infiel con aquella mujer desconocida para
mi…

Por mucho tiempo la culpe a ella
de nuestra separación, a ella se irrumpir en medio de los dos, a ella de
arrebatarme al hombre que más amaba, a ella de romperme el corazón, les dije a
mis amigas lo mala mujer que era, lo cobardes que ambos eran por engañarme de
esa manera, la culpe a ella de generar la mayor de las tristezas que mi alma ha
podido experimentar en mis escasos años de vida…

Sin embargo hoy, que me encuentro
curada de aquel amor, hoy te aseguro que la culpable nunca y jamás pudo haber
sido ella, porque no hay cabida para extraños cuando una relación es solida y
basada en amor verdadero.

Muy por el contrario hoy te doy
las infinitas gracias por llevarte aquel sujeto que jamás en su vida me amo de
forma sincera, gracias a ti hoy por hoy sonrío de la mano de un amor sincero,
esperando de manera sincera que a ti nunca él te haga lo mismo que me hizo a mí,
tengo la certeza de que las personas nunca cambian, pero confío en que a ti te
ama verdaderamente y que no te cambiara por nada y por nadie.

Gracias a ti, pude descubrir lo
equivocada que estaba, es que estaba cegando mi vida con una conformación extrema
basada en un bello pasado, estaba confundiendo soledad con rutina y me ahogaba
lenta y profundamente en un amor que no tenía pies ni cabeza y que claramente
se llevaba de raíz los colores que tantos años me había costado cultivar…

Gracias a ti, por separarme de
quien no merecía estar a mi lado y compartir mis penas y alegrías, gracias por
permitir que experimentara lo que era volver a enamorarme de mi misma, gracias
por permitirme sonreír con un amor sincero…

“Gracias a ti, mujer extraña, por
darme una nueva y verdadera oportunidad de ser plenamente feliz, junto al amor
de mi vida, con quien cada día, es un nuevo comenzar…”


Publicado por



Deja un comentario

Subir ↑